San Juan 8 > Información General

"Hubo un intento muy grande del gobierno para tumbar a Antonio Bonfatti"

La pelea con la Nación. Grave acusación del ex gobernador socialista Hermes Binner, quien sumó al kirchnerismo local en el complot. Aval a Lifschitz para que sea candidato a gobernador en el 2015 por el socialismo.

Hermes Binner tuvo un día pletórico en definiciones políticas. Acusó al gobierno nacional y al kirchnerismo santafesino de querer derrocar a la administración de Antonio Bonfatti, dijo que no se puede vivir pensando cuál será la próxima maniobra de desestabilización, criticó fuertemente al Ejecutivo venezolano y dijo que hará campaña para que Miguel Lifschitz sea el próximo gobernador.

Te puede interesar...

Al ser consultado sobre si la lista que encabezará a diputado nacional estará conformada, además, por Mario Barletta (UCR), Alicia Ciciliani (PS) y Pablo Javkin (CC), Binner pareció admitirlo. "Se viene trabajando en ese sentido. Viene por ese lado, sí. Lo que se hace es darles los lugares a los partidos políticos que integran el Frente Progresista para que coloquen los nombres de sus candidatos", mencionó. En verdad, Binner pretende que la nómina de la coalición esté integrada por los tres presidentes de las agrupaciones. En principio, la Coalición Cívica ARI quiere que Carlos Comi sea el postulante a legislador nacional y que Javkin encabece una lista a concejal por el Frente Progresista. O quería.

"Se está trabajando en muchas provincias para poder llevar adelante el modelo del Frente Progresista santafesino, que ya hace más de veinte años que viene funcionando. A esta elección cada partido o frente debe llevar sus mejores candidatos", sostuvo el líder del FAP. Cuando se le preguntó si la división interna del radicalismo (hay quienes quieren ir con el FAP, otros con el PRO y algunos sin alianzas) complica el armado nacional, Binner dijo: "Es un problema que el radicalismo tendrá que superar".

A la hora de mencionársele que esta campaña electoral en ciernes podría tener un ícono para la oposición, atento a que está detenido el ex jefe de policía, Hugo Tognoli, el ex gobernador pidió que se compare la actitud del ex funcionario del área de Seguridad Marcos Escajadillo con el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou. "Escajadillo fue a la Justicia. Sería bueno que Boudou hiciese lo mismo", mensuró.

En ese momento, lanzó una durísima estocada contra la Casa Rosada: "Hubo un intento muy grande del gobierno nacional para tumbar al gobierno de Santa Fe". Se le mencionó la gravedad de esa acusación y, ahí, Binner redobló la apuesta. "Lo que hicieron es antidemocrático hasta la médula. No podemos vivir pensando cuál será la próxima acción del gobierno para desestabilizar a Santa Fe", declaró en la entrevista con el programa político En Profundidad, de Cablehogar.

"Esto es porque la provincia tiene un modelo diferente al del gobierno nacional. El propio presidente del PJ santafesino (José Freyre) dijo que estaban dadas las condiciones para intervenir la provincia", cerró.

El caso venezolano. Binner no desmintió haber dicho que hubiera votado por Henrique Capriles en los anteriores comicios venezolanos ("fue una respuesta rápida ante una consulta", aclaró) pero no se privó de una declaración sorprendente al comparar a la Argentina con Venezuela: "Yo no quiero para mi país un gobierno que no respete los derechos de la gente. El gobierno venezolano está parcializado, por eso la oposición está toda junta. Y el apoyo de Venezuela a Irán no es un tema menor. Ahí hay un régimen que permite la lapidación de las mujeres y se ahorca a los homosexuales".

En otro tramo de la entrevista, el líder del socialismo admitió que "la Argentina está anclada en viejos temas" y dijo que uno de los problemas más serios es la centralización: "Si esto sigue así, todos vamos a pensar en terminar viviendo en una villa, como la 31 o alguna otra". De cara a los futuros comicios, Binner sostuvo que "en las elecciones de mitad de mandato a la gente, en general, le gusta castigar con el voto a los Ejecutivos".

"Hoy no hay posibilidad de otro Pacto de Olivos. Los partidos con representación parlamentaria firmaron un compromiso en ese sentido y los futuros candidatos van a ser invitados a firmar una declaración oponiéndose a la re-reelección. Después del 2013 la presidenta tendrá que enfrentar la realidad y dejar de gobernar con el Parlamento a libro cerrado. Deberá abrir la ventana para que entre aire fresco", estimó el ex jefe de la Casa Gris.

Sobre el turno electoral próximo, Binner tiene la creencia de que "las elecciones serán unificadas porque todos los partidos estuvieron de acuerdo con eso; eso sí, a nivel provincial se hará con boleta única".

"Creo que no volveré a ser gobernador ni intendente, lo veo como una etapa terminada. Uno nunca sabe pero son etapas que se cumplen. Creo, incluso, que es muy saludable que en la provincia de Santa Fe no exista la reelección. Si hay reforma constitucional, todos los cargos, incluso los legislativos, deberán tener límites", dijo sobre su futuro.

Sobre el final, el actual líder del Frente Amplio Progresista sorprendió con otra definición: "Con Miguel Lifschitz vamos a trabajar juntos para que él sea gobernador en 2015". Y recordó que "la interna en el socialismo santafesino fue muy perjudicial. Como toda interna, debilita a los partidos políticos".