San Juan 8 > Información General

Fútbol, violencia y la pérdida de valor de las palabras

 Embed      
 Embed      
 Embed      

-“En verdad, lo que nunca se dice es que nosotros no tenemos nada que ver con las hinchadas. Todos dicen que nosotros llevamos a las barras, que les compramos las banderas y que le regalamos las entradas”.

Te puede interesar...

-“Si yo les prohíbo la entrada en nuestra cancha, (los barras bravas) me meten un amparo y entran igual”.

 

-“Estamos comprometidos con arreglar este problema”.

 

-“Los invito a que estudien un poquito. Yo soy abogado. En la provincia de Santa Fe, el Derecho de Admisión en un espectáculo semi público como es el fútbol, es de muy difícil aplicación.

Primero por el abuso del ejercicio del derecho que podríamos hacer quienes no tenemos que ejercer eso derechos ya que somos autoridades del club. Quienes deben ejercerlo, en el sistema

republicano, son los jueces”.

 

-“Sini no debería ingresar a un estadio de fútbol si ha cometido delitos, pero no soy yo quien debe decirlo. No soy juez para expedirme”.

Las frases pertenecen al presidente de Colón, Germán Lerche, quien concedió dos reportajes en muy pocos días a la emisora porteña Rock and Pop. Uno se lo realizó Mariano Closs y el segundo Ernesto Tenembaum junto a Gustavo Grabia, el periodista deportivo que más conoce el problema de las barras bravas en el fútbol argentino. Los dichos del titular de Colón, lamentablemente, confirman por contraste una delicada realidad: el club no ejercerá el derecho de admisión en contra de los violentos. Las fotos son por demás de claras, en las tres está presente (en la primera y la segunda en forma nítida) Gustavo Sini, uno de los hombres fuertes de la barra. Un colectivo humano que recibió asistencia legal y no debió restituir dinero alguno por los daños cometidos. La dirigencia de Colón allí sí se hizo presente y abonó 80 mil pesos. Luego vinienon los incidentes, el miércoles pasado en la Panamericana. A casi los mismos personajes se les imputa tenencia de arma de fuego, abuso de autoridad, etc.

¿Cual será la próxima “hazaña” que cometan estas personas en nombre del club? No hace falta ser visionario para anticiparlo.