San Juan 8 > Mundo

Fumata Negra en el Vaticano y por el momento no hay Papa

El primer día del cónclave concluyó sin un sucesor de Benedicto XVI. Mañana habrá otras cuatro votaciones. Más temprano, los 115 cardenales electores hicieron su juramento en la emblemática Capilla Sixtina

Con la misa "Pro Eligendo Pontifice", comenzó esta mañana el proceso para elegir al 266 papa de la historia, una elección que se anticipa reñida y llena de suspenso. Desde la mañana, los mensajes predominantes son el pedido de "unidad" en la Iglesia y un agradecimiento al ahora papa emérito, Benedicto XVI, quien anunció su renuncia hace un mes.

Te puede interesar...

 

A las 10 de esta mañana (hora local), la basílica de San Pedro del Vaticano recibió a los 115 cardenales electores, al Cuerpo Diplomático acreditado en la Santa Sede, a miles de fieles que esperaron durante horas para entrar y a periodistas que cubren este hecho histórico. Entonces comenzó la misa "Pro Eligendo Pontifice", que oficia el decano del colegio cardenalicio Angelo Sodano y que es el primer paso para la elección del próximo papa, tras la renuncia de Benedicto XVI, quien dejó la "sede vacante" hace casi dos semanas.

 

 

Los cardenales, vestidos con sus paramentos rojos, entraron en procesión en el majestuoso templo, entonando cantos gregorianos invocando la ayuda del Señor. Entre ellos, se encontraban los argentinos Jorge Bergoglio y Leonardo Sandri.

 

 

Las lecturas fueron en español e inglés y las intenciones, en francés, swahili, portugués, malayo y alemán.

 

 

Tras la misa, que finalizó a poco después de las 11.30, los cardenales se retiraron a la residencia de Santa Marta, donde se alojarán durante los días que dure el cónclave y en cuyas habitaciones -sorteadas- entraron a primera hora de hoy.

 

 

Los 115 cardenales sostendrán la primera votación para elegir al próximo papa, en medio de una renovada agitación e incertidumbre en la Iglesia Católica: No hay un favorito claro y no hay indicios de cuánto tiempo tomará el proceso de votaciones.

 

 

Durante la votación que seguirá, cada cardenal escribirá el nombre de su elección en una hoja de papel rectangular con la inscripción “Eligo in summen pontificem”, que en latín significa “Elijo como sumo pontífice”.

 

 

Fuentes vaticanas dicen que el italiano Angelo Scola y el brasileño Odilo Scherer han emergido como los hombres a batir. El primero devolvería el papado a Italia por primera vez en 35 años, mientras que el segundo sería el primer Papa no europeo en 1.300 años.

 

 

Sin embargo, también se han mencionado otros candidatos de numerosas nacionalidades, como los cardenales estadounidenses  Timothy Dolan y Sean O'Malley, el canadiense Marc Ouellet y el argentino Leonardo Sandri.