San Juan 8 > Espectáculos

Estrena una película de terror que aspira a poner en debate la fe

La protagonista del film El Conjuro, Vera Farmiga, asegura que el espectador se hace preguntas claves tras ver esta cinta. 

Vera Farmiga, candidata al Oscar como actriz de reparto por su papel en Amor sin escalas (2009), promete un clásico del terror a la altura de El exorcista con El conjuro, un filme basado en la historia real de la investigadora de lo paranormal Lorraine Warren.

Te puede interesar...

“Lo cierto es que así lo creo, no me importa admitirlo”, indicó la intérprete durante una entrevista, al ser cuestionada sobre si cree que la cinta puede convertirse en una especie de El exorcista para nuevas generaciones.

"Estoy orgullosa de la película. Tiene en común con El exorcista que no se abusa de la sangre, ni hay grandes efectos visuales, ni sustos fáciles ni tácticas baratas. Es una historia aterradora que reta espiritualmente al espectador. Pone a prueba su fe en Dios o su ausencia de fe”, declaró la protagonista de títulos como The Departed (2006) o Source Code (2011).

El conjuro está coprotagonizada por Patrick Wilson, Ron Livingston y Lili Taylor; cuenta el drama de una familia, los Perron, que comienza a experimentar una serie de fenómenos extraños –relojes parados a la misma hora, voces susurrantes, sonidos de procedencia desconocida– tras mudarse a una casa en las afueras de Rhode Island.

Preocupados por los sucesos sin explicación que sufren, contactan con Ed y Lorraine Warren, dos investigadores de lo paranormal que rápidamente perciben una presencia demoniaca en el hogar.

“Los productores pensaron en mí, cosa que siempre se agradece, y me hablaron de Lorraine. Yo no sabía nada de ella. Me fascinó descubrir a esa mujer tan influyente, alguien a quien todas las autoridades religiosas han llamado para controlar algunos de los brotes más profanos relacionados con fenómenos diabólicos”, indicó Farmiga.

“Es un papel que atrajo a mi ego”, reconoció entre risas la actriz, quien explicó que lo que realmente le atrajo de la historia fue la “compasión” que existía en la relación real entre Ed y Lorraine Warren.

“No dudaron en ponerse en primera línea de fuego, sacrificando su bienestar y paz interior para hacer frente al mal y ayudar a los demás”, indicó Farmiga.

La actriz, que actualmente protagoniza la serie Bates Motel, donde encarna a la madre de Norman Bates, el famoso asesino de la película Psicosis (1960), de Alfred Hitchcock, reveló que comienza el rodaje de la segunda temporada a finales de este mes, aunque antes debe completar el rodaje de la cinta The Judge, junto a Robert Downey Jr. y Robert Duvall.

“Me gusta pasar miedo, igual que me gusta que me hagan reír o llorar”, apuntó. “Me encanta tener reacciones sinceras y viscerales, que lleguen a mi espíritu y mi conciencia. Disfruto con las películas que me retan, que me hacen conectar con los personajes. El terror puede ser un género muy poderoso”, sostuvo.

Farmiga se considera una persona muy espiritual. Aún recuerda con pavor los rasguños (¿?) que aparecieron en su portátil tras mantener la primera conversación con James Wan, el director de El conjuro, o los moretones que aparecieron en su cuerpo sin ser consciente de haberse golpeado. “Fueron momentos extraños y no quiero darles mayor fuerza. Sí puedo decir que creo en el misticismo positivo y negativo”, indicó.

Pero el haber participado en una película que plantea dilemas morales profundos no le ha hecho cambiar sus creencias ni su fe. “Mi definición de la espiritualidad sigue intacta. Lo que significa Dios para mí sigue ahí”, declaró la artista, que en agosto cumple 40 años, una edad temida por algunas compañeras de profesión, aunque no en su caso.

“Es sólo una vela más en mi tarta”, confesó.

“Con la madurez viene la iluminación. Espero que mi trabajo sea cada vez más profundo y siga teniendo significado. Tengo hijos y cada movimiento que haga afecta al tipo de personas que serán. Sé que el tiempo es muy valioso, así que cada elección que tome espero que sea para vivir.