"
San Juan 8 > Información General

Estar casados reduce la mortalidad por problemas cardíacos

Un estudio médico publicado en la revista especializada European Journal of Preventive Cardiology, reveló que el no estar casados eleva los riesgos de sufrir un ataque cardíaco fatal, y también no fatal, tanto en hombres como en mujeres.

Un estudio médico, realizado sobre una gran población de finlandeses, y publicado en la revista especializada European Journal of Preventive Cardiology reveló algo polémico, pero muy interesante: el no estar casados eleva los riesgos de sufrir un ataque cardíaco fatal, y también no fatal, tanto en hombres como en mujeres, independientemente de la edad que tengan.

Te puede interesar...

En las palabras textuales de los investigadores la frase es la siguiente: "estar casados y viviendo juntos, se asocia con un considerablemente mejor pronóstico de y eventos cardíacos agudos, tanto en la posibilidad de llegar vivo al hospital como en la recuperación tras la hospitalización".

El estudio se hizo siguiendo los datos epidemiológicos, y sociales, relacionados con infarto de miocardio registrados entre los años 1993 y 2002. Y se trabajó sobre una base de más de 15000 eventos cardiológicos de este tipo.

Estos eventos estaban distribuidos, en forma pareja, entre hombres y mujeres.

De acuerdo a los textos elaborados por los investigadores, el no estar casados, o el vivir solos, aumenta la incidencia de la mortalidad por eventos cardiovasculares. Y lo interesante es que, hasta ahora, otros estudios daban cuenta de estos indicios pero trabajaban solamente con varones; y no se sabía bien que ocurría con las mujeres. Ahora se vio que también influye con resultados similares en este género.

¿Cuáles son algunas de las razones que explican este fenómeno relacionado con la pareja estable y convivir con ella?

Ante todo, los investigadores reconocen que hay diferentes hipótesis que ayudan a explicar esto: por ejemplo que aquellos que tienen una mala situación de salud previa, sean más proclives a no casarse, o a divorciarse.

Otra posibilidad es que quienes estén casados tengan mejores hábitos de salud, y además reciban mejor soporte y con tensión social que los solteros, lo que promueve la buena salud general.

Y tampoco hay que descartar que la presencia del cónyuge suele facilitar y acelerar las intervenciones pre hospitalarias en caso de que ocurra un accidente cardíaco.

También los pacientes casados reciben mejores tratamientos y cuidados luego de su alta clínica.

En definitiva pareciera que aquéllas personas solteras que sufren fisiológicamente problemas de corazón deberían considerar seriamente enmendar su corazón, y arreglar sus problemas afectivos.