San Juan 8 > Espectáculos > Luciano Castro

Luciano Castro habló de su intimidad con Flor Vigna

Luciano Castro y Flor Vigna blanquearon su noviazgo a principios de octubre. El amor nació en la puerta del gimnasio hace dos meses cuando cada uno hacía su rutina física. El actor se anotó allí porque antes lo hacía en el gimnasio que tenía montado en la casa que compartía con Sabrina Rojas hasta que se separó y ella se quedó ahí junto a sus hijos, Esperanza y Fausto.

“Nos empezamos a conocer, estábamos de una casa a la otra y dijimos: ‘Relajémonos, no hay por qué esconderse’. Es raro hablar de esto en público. Ya nos venimos conociendo hace un tiempo”, explicó la ex participante de ShowMatch sobre la decisión que tomó la pareja de mostrarse en público en una entrevista con Los Ángeles de la Mañana.

Te puede interesar...

Ahora el protagonista de la obra Desnudos fue el primer entrevistado en No es tan tarde, el ciclo de Telefe que conduce Germán Paoloski a la medianoche. Durante la charla, le hicieron un “cuestionario amoroso” para ver si coincidían sus respuestas con las que había dado la bailarina en un video grabado para el programa con anterioridad.

“¿Quién fue el primero que dio un paso en la relación?”, le consultó el conductor. Castro respondió que había sido él y Vigna también, pero aclaró que ella “rápidamente cayó rendida a sus pies”. Luego, Paoloski le preguntó: “¿Qué se llevaría Flor a una isla desierta?”. El actor contestó: “Algo relacionado a la música, que es su pasión”. Su novia que se llevaría un piano aunque le iba a costar conectarlo.

Cuando le consultaron cuál había sido el momento más lindo que vivió con la ex Combate, Luciano recordó que fue la primera vez que estuvieron juntos: “Dentro de lo cursi, creo que fue el día más lindo, aunque tenemos muchos momentos y hablamos un montón. Imaginate que los dos, al venir de estar en pareja y que nos encontramos con esta relación, el diálogo es fundamental. ‘Esto no, esto sí, hasta acá, esto ya lo hice’. Es estar todo el tiempo analizando la pareja porque no querés hacés todas las cagadas que te mandaste antes”.

Por su parte, Vigna dio una respuesta diferente: “Momentos lindos tuvimos muchos, pero mi favorito es cuando me enteré que el señor Luciano Castro es un gran acróbata”. Su pareja aprovechó para hacer una aclaración y evitar malos entendidos: “Es una trampa de ella, no tiene nada que ver. Estoy haciendo acrobacia porque voy a hacer una participación en un video musical”.

Respecto de los apodos, en reiteradas oportunidades el actor la llamó públicamente “China”. Pero, ¿Flor cómo lo llama a él en la intimidad? “Encastradito, camadita y estribillo”, respondió Luciano. Mientras que Flor agregó uno más (contundente) y no quiso dar muchos detalles: “Hay muchos más, pero esos son los que se pueden decir”.

El actor explicó que esos nombres están relacionados con la música porque su novia es una apasionada. Y en tono de broma, Luciano se refirió a la diferencia de edad que hay entre ellos: “Ella cree mucho en la introducción para llegar al estribillo. Yo muchas veces voy al estribillo, no habla bien de mí quizás. Ahí entra la charla de ‘pará, hay una introducción’. Yo aprendo también siendo más grande, aprendo un montón”.