San Juan 8 > Espectáculos > Susana

La reacción de Susana al descubrir que Antonio Laje era el piloto de su avión

Susana Giménez terminó con las reuniones y visitas médicas en Buenos Aires y coordinó su regreso a La Mary -la chacra que tiene en Punta del Este- en un vuelo privado. Se subió al avión, acomodó su cartera y su asistente le dijo al oído una frase que la dejó en shock: “¿Sabés quién es el piloto, no?”.

La diva ni se imaginó que el encargado de trasladarla a Uruguay fuera nada más y nada menos que el periodista Antonio Laje. “¡Antonio! Llegué y no te reconocí. Dije ‘hola, hola’. Vi al piloto, precioso... Me dijeron es Laje. ¡¡Laje!! Qué flaquísimo. Yo escuché una vez que eras piloto, pero me había olvidado”, expresó sorprendida.

Te puede interesar...

Entre risas, el conductor de América respondió: “Vine a llevarte, es un placer para mí”. Todavía emocionada por semejante casualidad, la pasajera le agradeció el gesto y deslizó: “Qué genial, me encanta. Para mí también es un placer, Lajito amoroso”.

antonio lage.png

En mayo, el periodista contó que además de hacer vuelos privados también era piloto del Incucai, trasladando órganos. Su máximo sueño es tener su propia flota, aunque sabe que para eso deberá trabajar bastante.

Susana Giménez fue entrevistada por sus propios fans

Un día antes de irse del país, la diva se encontró con un grupo de admiradores en la puerta de su casa. Entre ellos estaba Lorna, su seguidora número uno. Accedió a bajar la ventanilla de su Mercedes Benz, firmó autógrafos y respondió un breve cuestionario sobre su futuro.

“Estoy perfecta. Gracias por rezar por mí. Hace un año y medio que no me veían por acá. Sé que le escribieron a mi hija Mecha. De los cachorros que tuvo mi perra Rita me quedé con dos, un macho y una hembra. El año que viene, si Dios quiere, vuelvo a la TV. No sé que voy a hacer, me parece que un juego americano. Ojalá que los dejen entrar al estudio”, exclamó con mucha amabilidad.

La diva estuvo envuelta en un escándalo en mayo del año pasado, cuando decidió irse del país en plena cuarentena social, preventiva y obligatoria por el coronavirus. Ante las críticas, se defendió en diálogo con TN y fue contundente. “Pedí permiso, por supuesto y me lo dieron. Tengo residencia porque tengo casa acá, personal que pagar, animales y estaba muy preocupada. Me parece que después de 65 días encerrada en mi casa sola, tenía derecho a venir acá”, sostuvo.

Luego, agregó: “Yo soy muy solitaria. Nunca me aburro, pero que mis perros no me reconozcan... cuando llegué dos no me dieron pelota y casi me muero del corazón. Tenía que traer a Rita porque me estaba destrozando la casa. Tengo personal acá, tengo jardinero, casero, la gente tiene que cobrar. Aparte yo me sé cuidar sola y sé muy bien lo que tengo que hacer”.