San Juan 8 > Espectáculos > Ortega

Julieta Ortega se quejó de su infancia como hija de Palito

Julieta Ortega nació en una familia diferente a la de la mayoría, y como hija de Ramón “Palito” Ortega y de Evangelina Salazar, vivió de cerca no solo las ventajas sino también el peso que la fama significaba para su progenitores, especialmente para su padre, ícono popular durante décadas.

Te puede interesar...

Es que, 49 años atrás, la edad que hoy tiene la actriz, el star system en la Argentina no era lo que es actualmente, en tiempos de redes sociales y de una industria del espectáculo hiper explotada, con cientos de figuras famosas y muchas, incluso, célebres para algunos y completamente ignotas para una inmensa mayoría.

En aquel entonces, donde iba Palito, lo seguía una multitud de flashes y de fans que hacía que lo más trivial de lo cotidiano se convirtiera en una hazaña imposible. Por eso, la infancia de Julieta fue peculiar, signada por la fama de su papá.

“Cuando era chica, mi papá no salía a la calle, no caminaba por la calle nunca, porque no podía”, contó la hermana de Rosario, Emanuel, Sebastián, Martín y Luis, de visita en Es por ahí. De hecho, la artista contó que su padre recién se pudo relajar y empezar a mostrarse en los espacios públicos recientemente.

Yo lo vi en una plaza por primera vez con mi hijo, él no nos llevaba a lugares públicos. Era otra época, no había tantas figuras; él era una figura muy grande en un momento en el que no abundaban”, explicó ella, que vivió buena parte de su vida en Miami, donde la familia se instaló para poder disfrutar de la “normalidad”.

“Ayer fui a su casa y vi fotos de ellos en medio de multitudes, rodeados de policías; eso ya no existe. Todo es otra cosa, las estrellas también... Era un época particular, los casamientos hacían 50 puntos de rating”, recordó Ortega, en referencia a la boda de su padres, un evento icónico de la televisión.

En este sentido, la mamá de Benito señaló que su vida era “bastante atípica". A pesar de la enorme exposición que conoció de tan chica, Julieta asegura que esta condición "tuvo más ventajas que desventajas”. “La desventaja es que heredás todo, el amor y la antipatía que puede tener alguna gente por tus padres", indicó.

“Hay gente que me va a ver al teatro y solo me hablan de mi papá, o me recuerdan el casamiento, me miran con un amor que siento que no es a mí, sino a mi historia”, aclaró en el programa en el que conduce Julieta Prandi, actual pareja de su hermano Emanuel.

Luego, la actriz reconoció que cada vez se encuentra más parecida a su mamá en cosas de lo cotidiano, aunque hizo una salvedad: “Yo tengo un estilo muy distinto, crecí mirando más a Ana María (Picchio, su madrina) porque era actriz y yo ya sabía que quería ser actriz, nunca soñé con tener muchos hijos”.