Espectáculos
Martes 10 de Abril de 2018

Josefina Pouso se quebró al escuchar a Pettinato: "Es un ser espantoso"

Roberto Pettinato estuvo en el ojo de la tormenta un par de meses atrás, cuando muchas mujeres que trabajaron con él lo denunciaron públicamente por acoso sexual y conductas inapropiadas. Julieta Ortega, Emilia Claudeville, Karina Mazzocco, Mariela Anchipi, Fiorella Sargenti, la comediante Señorita Bimbo y Josefina Pouso hablaron abiertamente del tema. Mientras tanto, Agustina Kämpfer dejó ver que también había vivido lo mismo, aunque no quiso ahondar.

Las aguas parecían haberse calmado pero Pettinato hizo nuevas declaraciones que causaron indignación en una de las mujeres que lo denunció.

"Todas mis palabras (por eso hay un aparente silencio) ya están en la Justicia, no en la televisión. Pero suena liviano y no lo es. Es la realidad. Nunca quise que mis palabras estuvieran en un sillón de panelistas, sino que fueran directo a la Justicia", dijo el conductor en una nota que dio vía correo electrónico a Crónica.

"Dadas las ediciones, cortes, rearmados, etc; se torna imposible hablar de cualquiera de esos temas. Algo peor ha sucedido que mata todos los temas: el debate y el poder creído de cualquier argentino a opinar, opinar y opinar. Entonces entre el miedo a ser puteado, y la violencia absurda de comentarios y el 'cacatuar'. 'El gran virus del espacio exterior es el lenguaje', decía un autor. Es así. Todo queda atrapado en palabras defendidas a los palazos. Insisto: mis palabras ahora están en la Justicia, no en los medios", agregó.

Pettinato aceptó dar la nota porque el viernes 13 de abril debuta con su homenaje a John Coltrane en Velvet Club. Sin embargo, era buscado hace tiempo para responder públicamente por las denuncias por acoso.

"Nada de lo que se dijo fue real, pero vivimos en los tiempos de las campañas orquestadas, o de una suerte de 'virus' que se esparce rápidamente en el torrente sanguíneo del medio. Digo esto porque ni siquiera es en la gente, que te sigue saludando en la calle y pidiéndote que vuelvas. En Paraguay me recibieron como un rey", indicó luego, frente a las versiones que hablaban de un escrache en el país vecino, donde conducirá un programa de televisión.

En Pamela a la tarde, Josefina Pouso mostró su indignación ante estas declaraciones y no pudo evitar las lágrimas. Ella ya había hablado de su experiencia con Pettinato, pero esta vez fue más allá y profundizó en el tema. Sacó su enojo como nunca antes.

"Roberto Pettinato es un cobarde. Es un señor que jamás va a venir de frente a ninguna de las mujeres con las que tuvo lo que tuvo, hizo lo que hizo, y nos denigró como nos denigró. Vaya a la Justicia, deje de decir pavadas y deje de estar intentando en alguna una nota que la gente lo mire en el programa que va a hacer en Paraguay o en alguno de sus shows, porque nadie lo va a hacer porque usted es una porquería de persona, es un ser espantoso", dijo la panelista, muy conmovida.

"Me da pena que este tipo siga intentando algo. Me da pena, me da bronca. Tengo sentimientos muy encontrados. Son muchos años que una carga con todo esto", agregó, muy dolida por la situación.

Una vez que empezó a hablar, Josefina no pudo parar y siguió contando su experiencia: "Puedo estar muy enojada, tengo que medir mis palabras, como siempre nos pasa. Es horrible porque hay que vivirlo, cada vez que una escucha a esta cosa hablando libremente, diciendo que nosotras somos un virus. Él es una porquería. Nos duele porque nos hizo mierda. Nos hizo mierda en nuestra intimidad, en su momento, creímos que era parte del juego de la televisión y que una tenía que acceder a determinadas cosas para poder estar. También nos hizo mierda públicamente, porque después nosotras éramos la mina problemática, la que no puede laburar, porque seguimos teniendo que leer a gente que sigue creyendo en la palabra de este tipo".

La panelista también se refirió a lo que hacía en Un mundo perfecto, cuando, ante el pedido del conductor en cámara, ella levantaba las piernas, las abría y las giraba de lado a lado, sentada.

"Yo abría las piernas, entonces me merecía que alguien me toque, que me digan cualquier cosa delante o fuera de cámara, que se meta en mi camarín a tocarme, porque yo hacía un juego de piernas", dijo, al respecto, con ironía. Luego marcó posición: "Yo puedo desnudarme si quiero en televisión y puedo ir desnuda por la calle y nadie tiene derecho ni a decirme ni a tocarme".

Pouso comentó que desea que Pettinato no aparezca más en los medios. "Querés que estos tipos estén en cana, o encerrados en su casa avergonzados, o por lo menos que nadie les hable, que sufran alguna vez en la vida, que sufran lo que una sufrió", dijo. Y siguió: "Poder decirlo es extremadamente sanador. ¿Le siguen dando trabajo a este tipo? Que se muera de hambre. Su sufrimiento va a ser cuando nadie lo vaya a ver. Quería que lo reconocieran como un rey cuando él siempre fue la lacra. Fue la lacra de Sumo. Como en Sumo lo hicieron miércoles, hizo con nosotras lo que le hicieron a él".
Embed

Fuente: tn

Comentarios