San Juan 8 > Espectáculos > El Polaco

La increíble casa de El Polaco y Barby Silenzi que fascinó a Guido Kaczka

El cantante y la bailarina participaron desde su hogar de “Bienvenidos a Bordo” y el conductor no pudo disimular su asombro al ver la fastuosidad del lugar

En su nuevo formato con participantes a distancia, Bienvenidos a Bordo llegó a la casa de El Polaco y Barby Silenzi, en Berazategui, quienes contestaron un cuestionario mediante una videollamada. Y el conductor del ciclo, Guido Kaczka, no pudo ocultar su sorpresa al ver la fastuosidad del lugar en el que están pasando su cuarentena el cantante y la bailarina.

La pareja apareció primero en el living, que a Guido le llamó la atención por la decoración en “blanco y negro”. “Tiene un parlante tremendo", “ah, pero lo que son las cortinas, las abrís y hacés Hamlet”, “mirá la Play!”, "ños espejos, una locura”, fueron algunas de las frases que lanzó el conductor con su característico sentido del humor mientras observaba la pantalla.

Te puede interesar...

Pero el momento más divertido ocurrió cuando el cantante y su mujer, embarazada de siete meses, se trasladaron a la cocina y Guido marcó un detalle: “Ey, ese reloj! Pasaste por volver al futuro ahí. A ver...” Entonces, el cantante le aclaró que le faltaban "las pilas”. Pero Kaczka no se decepcionó. “Es espectacular”, remarcó, a lo que el Polaco respondió que se trataba de “el regalo de un amigo”.

En otro tramo del programa, el conductor quiso saber si se trataba de un “departamento o casa”. Y al saber que se trataba de lo segundo, le pidió ir al fondo. “Está lleno de mosquitos”, dijo el Polaco. Pero igual le dio el gusto, mientras Guido no dejaba de asombrarse. “Por momentos es El proyecto Blair Witch, tiene muchas curvas y contracurvas”, aseguró Kaczka, mientras elogiaba las columnas de la vivienda.

Finalmente, cuando pudo ver la piscina, Guido no pudo dejar de exclamar. “Polaco, ¿está muy fría la pileta?”, preguntó. “Está fría y verde”, respondió el cantante. Y, enseguida, el conductor quiso saber qué era lo que se veía en el fondo. “Hay como un laguito y otra casa”, contestó el músico.

Para terminar la serie de preguntas, Kaczka le pidió a la pareja que fuera hasta la habitación. “Queda arriba”, explicó el Polaco, dejando en claro que iba a tardar unos minutos hasta llegar a ella. “Te digo que te conviene anotarte en Expedición Robinson”, bromeó entonces el conductor.

“Ahí camina el Polaco por la casa de Berazategui donde vive él. Mirá, tiene doble ventanal. Mirá, está a la altura y mantiene las mismas lámparas”, comentaba Guido mientras el cantante se dirigía a su cuarto. Y, al verlo, volvió a exclamar: “Ah, bueno! Pero es muy sensual tu habitación... Aunque un poco me enfría el Capitolio”, dijo marcando la fotografía en blanco y negro que había sobre el respaldo de la cama. “Era el único cuadro que pegaba con la pared y dije: 'Ya está”, explicó el Polaco.

A la hora de terminar el cuestionario, Guido le pidió a la pareja que buscaran “otro lugar”. Y el Polaco propuso ir a su “sala de música”. “¿Es un museo? De golpe aparece la Reina Sofía...”, comentó el conductor mientras el cantante se desplazaba.

“Acá tengo la batería, los discos”, explicó el músico al llegar a su espacio de trabajo. Y mostró, especialmente, un póster de Rodrigo y una foto suya con Diego Armando Maradona, antes de despedirse -ganadores- del programa dejando a Guido con la boca abierta.

Temas