San Juan 8 > Espectáculos > Hilda Bernard

¡Feliz cumple! Hilda Bernard celebra sus 100 años

Intérprete de bajo perfil, totalmente compenetrada en los caminos de su profesión. Cabal en la actitud humana y de una enorme responsabilidad en todas las áreas que transitó: teatro, televisión, cine y radio. Una trayectoria que engloba más de 80 años de recorrido; un verdadero ejemplo arriba y debajo de un escenario. Con algunas dificultades de salud, Hilda Bernard, nacida en Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz, cumplirá este jueves 100 años, verdadero paradigma de homenaje a la historia del espectáculo y a la vida misma.

Hija de padre inglés (hijo de belgas) y madre austríaca, Hilda tuvo dos hermanos: Raquel y Jorge, quien se desempeñó como jugador de rugby. Estuvo casada en dos oportunidades: la primera fue con el presidente de la Asociación Argentina de Locutores, Horacio Zelada, y la segunda ha sido con el productor, autor y director Jorge Goncalvez, de quien quedó viuda en 1983. Tiene una hija llamada Patricia, un nieto, Emiliano y un bisnieto de nombre Lautaro.

Te puede interesar...

Vocación precoz

La vocación de Hilda nació de manera muy temprana. Así dadas las cosas, decidió abandonar la escuela y meterse de lleno en las clases del Conservatorio Nacional de Arte Dramático. Tuvo como profesor al gran realizador Antonio Cunill Cabanellas y como compañera de curso a otra grande de la escena argentina: la inolvidable María Rosa Gallo.

Precisamente, su primer trabajo quedará registrado en 1941 como una vendedora de empanadas en la obra “Martín Fierro”. A todo esto, Hilda gana un concurso actoral y, en la continuidad de sus primeros trabajos, actuará en papeles de damita joven, siendo dirigida por dos experimentados directores: Orestes Caviglia y Enrique de Rosas.

Debut radial

Un capítulo valioso en su trayectoria está centrado en 1942. Se trata de su debut en Radio El Mundo, oportunidad en la que transitó varias producciones del radioteatro argentino, acompañando a intérpretes de la talla de Oscar Casco y Fernando Siro. Luego pasa a Splendid y realiza su aporte en varios ciclos de Nené Cascallar. Sin embargo, al poco tiempo vuelve a El Mundo y participa en “No quiero vivir así” y “Alguien para querer”. Su amor por la profesión no cesa y, en este sentido, la actriz, en 1952, realiza su primera intervención cinematográfica en “Mala gente”, de Don Napi. A todo esto, actuó en la ficción que se llamó “Esos que dicen amarse”, del legendario Alberto Migré.

Fuente: diarioshow