San Juan 8 > Información General

“En lugar de cerrarse, la herida cada vez se agranda y sangra más”

Lo dijo Graciela Brondino, mamá de Marianela, la joven asesinada hace tres años cuando fue asaltada. Más de 200 personas soltaron globos para recordar a la víctima y pedir que se haga justicia.

 Embed      

Más de 200 personas se reunieron ayer, a las 17.15, en Gorostiaga al 1.900 para realizar una suelta de globos y recordar a Marianela Brondino. El 28 de abril de 2010, la joven de 25 años, regresaba a la noche a su casa después de trabajar, en bicicleta, cuando dos motochorros le arrebataron la cartera y le hicieron perder el equilibrio. La víctima cayó al suelo, golpeó su cabeza con el pavimento y agonizó cinco días hasta que el 3 de mayo de ese año falleció.

Te puede interesar...

En el tercer aniversario del crimen de Marianela, su mamá Graciela dijo: “Pasaron tres años con total y absoluta impunidad. Nosotros tenemos un doble propósito con esta suelta de globos: por un lado recordarla a ella, que todos la tengamos en la memoria presente; y segundo, que como el de Marianela, hay muchos casos que están impunes”.

“Gracias a Dios –continuó– me acompaña mucha gente entre vecinos, familiares, ex compañeros de trabajo y gente que no conozco y que en estos últimos días se comunicó conmigo porque les impactó mucho el caso. En ese sentido estoy contenta”.

Al ser consultada sobre si hubo algún avance en la causa, Graciela dijo: “Prácticamente está archivada la causa. Está en NN y directamente no hay ninguna diligencia más, salvo que surgiera algún dato nuevo de algún testigo o alguien que pueda aportar otra cosa. Al estar en NN la jueza ni siquiera tiene facultades para conocerlo al testigo”.

“Siempre en el fondo uno tiene una pequeña esperanza, pero hoy yo diría que no tengo ninguna. Hoy veo mucha indiferencia de mucha gente y que le escapa a estos temas. Me da la impresión de que vivimos en un mundo tan inseguro que cualquiera de nosotros nos sentimos identificados con los muertos; y esa identificación nos hace mirar inmediatamente para otro lado, como si así evitaríamos ser la próxima víctima”, señaló.

Respecto a si algún funcionario judicial se comunicó con la familia en los últimos meses, Graciela fue tajante: “No. Somos nosotros, a través de Familiares de Víctimas, los que estamos recorriendo Tribunales. El juez Sánchez, que fue quien actuó en primera instancia, considera el caso cerrado porque no aparecieron nuevos indicios como para imputar a alguien. Los pocos detenidos que hubo en un primer momento no pudieron ser identificados por el testigo y la jueza se encuentra con las manos atadas”.

Además, Graciela pidió que “las personas que puedan aportar algún dato se pueden acercar a Tribunales, a mi casa e incluso si no lo quieren hacer con nombre y apellido, lo pueden hacer de forma anónima”.

“Siempre es importante que se aporten datos. Hay personas que me dicen que hay quienes saben quiénes mataron a Marianela, otros que hay testigos que no se animan a declarar. Yo no sé si es cierto o no. Pero a todas esas personas, si existieran, les digo que Dios los ayude. Porque no creo que puedan vivir bien con su conciencia porque hay una criatura de 25 años que merecía vivir”, expresó.

Por último dijo: “Yo siempre digo que la herida, en lugar de cerrarse, cada vez se agranda más y sangra cada vez más. Creo que el hecho de tener que perseguir a la justicia y tener que mendigarla suele tener ese efecto”.

Antes de soltar los globos, José, padre de la víctima, leyó unas palabras que escribió ayer, cuando se levantó: “Hoy no debe llover, debo estar en Gorostiaga al 1.900, a las 17.15, reclamando por las víctimas de la inseguridad en Santa Fe. Para que sus casos sean esclarecidos, porque no quiero más impunidad. Y por Marianela. Tengo que mandarles cientos de globos. Yo les pido que me ayuden dejando al aire los globos que tienen en sus manos. Y yo voy a decir: «Marianela, presente»”. Entonces, todos gritaron: “Presente”.