San Juan 8 > Información General

En el Alassia se realiza una cirugía cada siete días por mordeduras de perros

Lo dijo el doctor Hernán Malatini, cirujano plástico del hospital Alassia. El profesional señaló que la cifra es aproximada y aseguró que “hay que tener más responsabilidad en la tenencia de mascotas” .

 Embed      
 Embed      

Hace unas semanas Martín visitó, junto a su familia la casa de la madrina de su hermanito, en la localidad de San Carlos Centro. En un descuido de los adultos, el niño se aproximó a la mascota de la familia (un ovejero alemán) y resultó herido –a causa de una mordedura– en nariz y boca. El chiquito de seis años fue trasladado con urgencia por una unidad de emergencia sanitaria al Hospital de Niños Orlando Alassia, donde fue sometido a una cirugía plástica, en este caso denominada reconstructiva.

Te puede interesar...

Martín conocía a la mascota, ya que en varias oportunidades había visitado la casa. “No sabemos si quiso acercarse a jugar o sólo intentó tocarlo, pero escuchamos el llanto, el ladrido y lo vimos todo ensangrentado. En seguida lo llevamos al centro de salud local y allí le hicieron las curaciones inmediatas y nos avisaron que debían trasladarlo con urgencia a Santa Fe”, relató Francisco, el papá del niño.

A raíz del suceso, que vuelve a generar el debate de la conveniencia de tener determinadas razas de perros, que a raíz de su tamaño y agresividad, ponen en riesgo a cualquier persona, Diario UNO visitó el servicio de Cirugía Infantil del hospital Alassia y consultó al doctor Hernán Malatini, médico cirujano plástico –matrícula 2808–, quien estuvo a cargo de la intervención de Martín, para consultarlo sobre la cantidad de casos de este tipo que se atienden en dicho nosocomio.

“A la guardia llegan todos los días niños que deben ser asistidos por mordeduras de canes. Algunas heridas son leves, otras requieren una intervención menor y los casos como el de Martín –que requieren cirugías de importante envergadura– se traducen en una por semana, aproximadamente”, detalló el profesional.

El número es muy superior al de años anteriores. Consultado por la causa de esa suba, Malatini afirmó: “Creemos que se debe al incremento en la tenencia de este tipo de animales en domicilios particulares”.

Asimismo, el profesional aclaró que, “en la mayoría de los accidentes domésticos debemos hacer referencia a la imprudencia de un mayor, porque no podemos culpar a un chico por volcarse una taza con agua caliente que estaba en el borde de la mesa o de acercarse a un animal «potencialmente agresivo». Por eso hacemos mucho hincapié en que hay situaciones que son evitables”.

Dudas y ansiedad

Los casos de niños víctimas de ataques de perros son frecuentes en la Guardia del hospital Alassia. “Al llegar el niño es asistido y analizado para determinar la gravedad del caso. Cuando es necesaria una intervención quirúrgica, se programa la cirugía generalmente para el otro día porque para ingresar a quirófano el paciente debe tener una prueba de laboratorio completa, una valoración cardiovascular y alrededor de seis horas de ayuno”, comentó Malatini.

Esa realidad, se contradice muchas veces con el deseo de los padres que suelen llegar ansiosos y piensan que podrán operar a sus hijos de inmediato. “Muchas veces los chicos tienen un hematoma en el hígado y el familiar está preocupado por una cicatriz en el rostro. Ante eso, le pedimos paciencia y que entienda que de una herida nadie va a morir, pero sí se puede complicar su salud con un traumatismo en el bazo o hígado”, concluyó el profesional.

Otras intervenciones

El área de cirugía plástica del Hospital de Niños Orlando Alassia, a cargo de los doctores Guillermo Iturraspe y Hernán Malatini, pertenece al servicio de Cirugía Infantil, uno de los más importantes de la provincia a nivel infraestructura y nivel profesional. En ese sentido, cabe aclarar, que las cirugías reconstructivas por mordeduras de canes son unas de las tantas que se efectúan en ese nosocomio.

“También se atienden casos complejos relacionados con enfermedades genéticas o adquiridas, accidentología, estética y quemados”, aclaró el doctor Malatini.

Respecto de las intervenciones estrictamente estéticas, hay que decir que las más frecuentes son las auriculoplastias (cuando los niños tienen las orejas paradas). En el caso de alteraciones congénitas, las cirugías más habituales tienen relación con la fisura de labio y paladar (alveolo palatina), de las cuáles se están realizando unas dos o tres por semana, aproximadamente.

También se realizan asistencias por quemaduras, en donde los pacientes son sometidos a injertos en la piel. “Se le colocan sustitutos de piel porcina o cadavérica, por ejemplo”, detalló Malatini.

En cuanto a accidentología, las más frecuentes son “por secuelas de traumatismo o pirotecnia”.

Vale decir que según los datos aportados por el hospital, en 2012 se realizaron 308 intervenciones de cirugía plástica, unas cien más –en promedio– que el año anterior. “Los números son variables, por eso no podemos hablar de un crecimiento exponencial”, dijo el doctor Malatini y complementó: “Sí, existe un aumento en la complejidad de las intervenciones, incluso hemos recibido a profesionales del Garraham que han venido a operar aquí”.

Interconsultas

El servicio de cirugía infantil del hospital Alassia atiende desde neonatos hasta chicos de 15 años. “Generalmente se trabaja en conjunto con los servicios de fonoaudiología, traumatología, odontología y por supuesto pediatría”, dijo el cirujano plástico.

En el caso de los chicos que deben ser sometidos a una cirugía por la pérdida de un miembro, por ejemplo, se trabaja un equipo de psicología que realizará el tratamiento de apoyo al niño, para que asuma esta afección que lo acompañará toda la vida.

“También buscamos apoyo psicológico cuando se hace una cirugía por una cicatriz en rostro, porque si bien no es una secuela funcional, socialmente el niño va a estar limitado durante toda su vida”, complementó el doctor Hernán Malatini.