San Juan 8 > San Juan

El viernes 30 de agosto inauguran el observatorio Alter Caelum que se envío desde Tecnópolis

Funcionará en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNSJ, los alumnos de Astronomía darán visitas guiadas tanto de día como de noche. Se podrán apreciar instrumentos de observaciones anteriores al telescopio.

 Embed      

Después de meses de trabajo para dejar todo a punto, el viernes 30 de agosto quedará inaugurado el observatorio Alter Caelum (del latín El otro cielo) que funcionará en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNSJ.

Te puede interesar...

Este lugar al aire libre presentará una serie de elementos de observación del cielo que fueron enviados desde la feria de ciencias Tecnópolis. Las piezas son una reproducción de las utilizadas para observar el cielo en épocas anteriores a la invención del telescopio, hecho por Galileo en 1609. Por sus grandes dimensiones, fueron instaladas en un predio especialmente preparado y en el que se incluyó un moderno telescopio para observaciones nocturnas.

Lo interesante de Alter Caelum es que lo conforman aparatos prácticamente desconocidos para nuestra cultura. Con ellos se construyeron los conceptos fundamentales de la astronomía vinculados, por ejemplo, con la medida del tiempo, el movimiento aparente de los astros, y la ubicación espacial que fueron desarrollados por civilizaciones como la griega o la romana. Los alumnos y docentes de la carrera de Astronomía serán los encargados de exlicar la utilidad y funcionamiento de cada instrumento.

Los objetos más destacados

Los dispositivos del Parque de Astronomía marcaron hitos en la ciencia. Uno de ellos es el triquetrum (foto), un aparato construido con tres palos, y que sirvió para tomar la altura el astro observado sobre el horizonte y su dirección en grados respecto del sur del cielo. Con él, Copérnico calculó con gran exactitud la distancia de cada planeta al Sol.

Otro que se destaca es el cuadrante, una gran estructura triangular sostenida por un pedestal, y que fue utilizado para medir la altura de los astros respecto al horizonte. Gracias a él, Kepler descubrió que las órbitas de los planetas son elípticas.