San Juan 8 > Ovación

El Toro Domínguez volvió y desafió a la Mole Moli

El ex campeón mundial crucero CMB retornó a los rings luego de 6 años de inactividad y venció al chaqueño Ruiz Díaz. Tras la victoria por KOT7, el Gordo disparó contra el cordobés famoso por Bailando por un Sueño.

 Embed      
 Embed      
 Embed      

El ex campeón mundial crucero porteño Marcelo El Toro Domínguez regresó de gran manera al ring luego de más de seis años y se impuso categóricamente sobre el chaqueño radicado en Formosa, Alfredo El Profe Ruiz Díaz, por nocaut técnico en el séptimo asalto, en un combate en categoría pesado que fue el estelar de la velada desarrollada en la noche del viernes el Club BANADE, en Martínez, provincia de Buenos Aires.

Te puede interesar...

Seis años parecieron no ser nada. Al menos para él. Riguroso y disciplinado, sin haber abandonado jamás el gimnasio, dado que entrena a sus pupilos en el gimnasio del Club Atlanta, el ex campeón mundial crucero del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) a los 43 años asegura que tiene todavía mucho para dar en el boxeo. Y esta noche lo demostró ante Ruiz Díaz, catorce años menor y en plena actividad.

Tras aquella noche de Argentinos Juniros el 2 de diciembre de 2006 donde detenía en seis capítulos al cordobés Fabio "La Mole" Moli, en el tercer duelo personal -todos exitosos-, nadie se imaginaba que seguiría. Solo él. Y el viernes, dejó en claro su vigencia y pasión por la actividad al dominar a un chaqueño valiente, que por momentos soportó mucho castigo. Tras tomarle la distancia en los dos primeros rounds, dio una clase de boxeo del tercero al quinto donde hizo caso omiso de los calendarios con veloces desplazamientos para distribuir el castigo al cuerpo con sus ganchos y al rostro con sus cruzados y ascendentes. Pero en el sexto sería peor. "El Toro" combinó su gancho zurdo al cuerpo, uppercut y cross derecho y zurdo a la mandíbula con que lo hizo tambalear, y le ocasionó una cuenta de pie, que anticipaba lo que vendría. Porque en el séptimo, descargó dos potentes derechas cruzadas al mentón de un chaqueño que tambaleaba ya totalmente liquidado por lo que el árbitro Néstor Burgos decretó el fuera de combate. Y con ello, el repleto BANADE se vino abajo. No dejó dudas. El Toro está de vuelta.

Tras un inicio de estudio, donde Domínguez presionó con su jab zurdo arriba, Ruiz Díaz respondió con su cross diestro a la zona alta, hasta que El Toro acortó la distancia y llegó con su derecha cruzada al rostro. Con su jab zurdo en punta, el ex campeón mundial lo recibió en el segundo. Con su rival llevándolo contra las cuerdas, contragolpeó con su derecha ascendente y curva a la mandíbula. Tomó el centro del ring y con agilidad, combinó su jab con un punzante cross diestro al mentón que hizo retroceder al chaqueño.

Luego de dejarlo venir, en el tercero, Domínguez lo encontró con un potente cross zurdo a la mandíbula que le hizo dar un paso atrás. Segundos más tarde, dominando las distancias, acortó para impactar su derecha cruzada a la mandíbula por duplicado que acusó recibo en el visitante. Con decisión, el también apodado Gordo lo llevó contra las cuerdas y lo desgastó con sus ganchos zurdos a las costillas, y distribuyó el castigo al rostro con sus cross. Dueño de las acciones, en el cuarto, a pesar de la inactividad, Domínguez dejó en el aire los embates del valiente Profe con sus movimientos de cintura y lo frenó en seco con su uppercut zurdo al mentón. La derecha cruzada del ex campeón seguía encontrando destino en la mejilla rival.

Con Ruiz Díaz buscando en la corta distancia en el quinto, Domínguez impactó su izquierda ascendente y en jab al mentón. Más activo que su rival, El Toro descargó una potente derecha cruzada a la mandíbula que lo hizo trastabillar. Los rápidos desplazamientos para un pesado y los movimientos de cintura hacían vibrar a sus fanáticos en el sexto. Y por momentos brindando una clase de boxeo, entró y salió, para someterlo con su cross diestro a la mejilla, que llegó por triplicado, más dos ganchos zurdos a la zona hepática. Era todo Domínguez. Por eso, tras varios esquives, El Gordo combinó una contundente combinación de gancho zurdo al cuerpo, uppercut y cross derecho y zurdo a la mandíbula con que lo hizo tambalear, por lo que el árbitro Néstor Burgos le realizó una cuenta de pie al chaqueño, solo postergando lo inevitable.

Porque ni bien sonó la campana del séptimo, Domínguez hizo gala de su apodo. Salió como un Toro y lo arrolló. Avanzó con decisión y lo sometió con su gancho zurdo al hígado seguido de su cross diestro a la mandíbula que hizo rebotar al estoico Ruiz Díaz en las cuerdas. Sin ya oposición, fue decidido a liquidarlo y tras descargar dos potentes derechas cruzadas al mentón de un chaqueño ya totalmente derrotado por lo que Burgos detuvo correctamente las acciones. El colmado estadio se vino abajo. El "¡Dale, campeón!, ¡Dale, campeón!" retumbaba mientras él bajaba del ring. Quedó claro. El Toro está de regreso.

De esta forma, Domínguez, que pesó 105,250 kg., regresa a los cuadriláteros luego de que el 2 de diciembre de 2006 noqueara técnicamente al cordobés Fabio La Mole Moli, reteniendo los cetros argentino y sudamericano pesado, en lo que fue el tercer duelo del clásico personal -que ganó todos-, en el estadio de Argentinos Juniors en Buenos Aires. Así, aumenta su marca a 42 victorias (23 KOs), 7 derrotas y 1 empate. En tanto Ruiz Díaz, que registró 98,750 kg., que luego de tres éxitos y una igualdad venía de aguantar diez asaltos ante el bonaerense Gonzalo Patón Basile, desmejora a 6 triunfos (2 KOs), 8 reveses, 1 igualdad y 1 sin decisión.