San Juan 8 > Policiales

“El que quiere 100 pesos va a una panadería y se los lleva”

Con esta frase, el presidente del Centro Industrial de Panaderos, Luis Piccinino, describió la cotidianidad de los hechos de inseguridad que afectan al rubro.

“Hoy el que quiere 100 pesos, va a una panadería y se los lleva”, expresó ayer en diálogo con Diario UNO el presidente del Centro Industrial de Panaderos, Luis Piccinino, para graficar la cotidianidad de los hechos de inseguridad que afectan al rubro.

Te puede interesar...

Piccinino conoce a fondo la situación por la que están atravesando los comercios que la asociación nuclea. En particular, porque la panadería asaltada ayer –ubicada sobre avenida Freyre al 2.200– es de su propiedad, pero además, porque hace más de 10 años que preside el Centro y porque hace más de 40 que su familia trabaja productos panaderiles.

“Al esfuerzo que implica nuestro trabajo, por sus propias condiciones y por los horarios más complicados sobre todo, hay que sumarle ahora el peso de la inseguridad. Lamentablemente, los robos y los asaltos se han vuelto tan usuales que no nos sorprenden. Yo creo que no hay ningún colega al que no le haya sucedido al menos una vez. Tiene que ver con que hay mucha impunidad y muy poco control”, indicó Piccinino.

—¿Siempre fue un rubro inseguro o se profundizó en el último tiempo?

—A mí me asaltaron a mano armada hace 25 años. Me apuntaron con un revólver, fue muy grave. Pero en aquel momento fue una cuestión extraña, poco frecuente. Creo que lo que pasa ahora es que ven a chicas solas al frente del comercio y les resulta muy simple. Lo que preocupa no es la cantidad de dinero, porque nunca es mucho, sino lo que provocan, la sensación que dejan. Es difícil trabajar sabiendo que en algún momento, alguien va a entrar a robarte. Nosotros siempre les decimos a nuestros empleados: la vida primero. Lo que llama la atención no son la cantidad de casos, porque ocurren todos los días, sino por la violencia y que lo hagan cuando hay clientes. En el robo de hoy (por ayer) había clientes dentro del local. Nos preocupa poder garantizar la seguridad de nuestros empleados pero también de la gente que va a comprar. ¿Qué sucedería si se le escapa un tiro?.

—En el robo de ayer, ¿cómo reconoce la empleada al ladrón?

—Lo reconoció porque hacía 10 días que le había robado. La misma cara, la misma ropa, los mismos gestos. Ella lo vio y llamó al 911. Tuvo que llamar dos veces, porque no atendían. No fueron muchos minutos los que tardó, sólo que en ese momento un segundo parece eterno. Como ella sabía lo que iba a pasar, estuvo atenta y pudieron tomar la patente del vehículo que lo estaba esperando afuera al ladrón. Así es que lo detienen al cómplice.

—¿El tema de la seguridad se habla en las reuniones del Centro Industrial de Panaderos, han pedido algún tipo de encuentro con funcionarios para resolverlo?

—Es un tema que se habla en la misma medida que otros temas que nos preocupan. En realidad, le vemos poca solución. Por más que nosotros nos agrupemos y nos quejemos no es algo que se va a resolver de un día para el otro. Es parte de lo que está sucediendo en toda la ciudad y hasta en el país. Nosotros tuvimos una reunión con el anterior jefe de Policía, pero no pasó nada, no hay patrullajes y no hay muchas medidas de seguridad que uno pueda ofrecer tampoco, el costo de tener policías adicionales en la puerta es demasiado alto. Hoy, el que quiere 100 pesos pasa por una panadería y se los lleva, no tiene mucho que hacer.

Las cifras del impacto

La seguidilla de robos, asaltos y violentos ataques a comercios santafesinos fueron seguidos muy de cerca por el Observatorio Comercial del Centro Comercial, que emitió un informe en el cual da a conocer el impacto que tienen los hechos de inseguridad en el rubro, no sólo en la ciudad, sino también en el país.

El documento detalla que hasta el 7 de diciembre último, hubo 206 hechos delictivos que afectaron a negocios santafesinos. La cifra incluye robos y asaltos, siendo estos últimos los de mayor porcentaje (120 casos del total). De la misma estadística se desprende que el comercio sufrió un hecho de estas características cada dos días, siendo los meses de agosto y noviembre los de mayores delitos.

Cabe destacar algunos datos que ilustran la gravedad de la situación sufrida: al menos hasta el pasado 7 de diciembre, fueron 206, de ellos el 42 por ciento fueron robos (86) y el 58 por ciento asaltos (120), explicaron desde el Observatorio. Asimismo, otro dato que se desprende del relevamiento es que el pico de casos se da los días martes, y que el porcentaje más alto de robos se produce durante la madrugada, mientras que los asaltos suelen ocurrir casi siempre por la tarde.

Entre los rubros más afectados, el informe puntualiza la categoría de “ventas en general”, en el primer lugar entre el ranking de comercios afectados, con 31 hechos. Sin embargo, como rubro más específico, se puede mencionar las panaderías (17 casos) como así también las heladerías (17 hechos) y los almacenes (15 situaciones) a la cabeza de la lista. Todos comercios que comparten una característica: manejan dinero en efectivo y suelen tener un sistema de atención al cliente de puertas abiertas. El registro continúa su composición con almacenes y despensas, negocios de indumentaria y bares o comedores. La tendencia continúa con las casas de venta de productos electrónicos, 14 casos y luego con un empate (de 12 hechos cada uno) entre las agencias de quinielas y los maxikioscos.