San Juan 8 > Mundo

El primer beato de Francisco sería un cura asesinado en la dictadura

Se trata de Carlos de Dios Murias, un fraile franciscano secuestrado y asesinado el 18 de julio de 1976 en La Rioja por los militares.

La primera causa de beatificación del papa Francisco sería la de Carlos Murias, un joven sacerdote cordobés torturado y asesinado por la última dictadura. De apoyarlo nuevamente, podría llegar a ser canonizado por la Iglesia.

Te puede interesar...

"La causa de canonización la firmó Bergoglio en persona en mayo de 2011. Y lo hizo con discreción, para evitar que fuera bloqueada por otros obispos argentinos, que todavía estaban en contra de iniciativas de este tipo basadas en el compromiso social de los sacerdotes", dijo el padre Carlos Trovarelli, provincial franciscano en Argentina y Uruguay, en declaraciones al diario La Stampa.

Si bien Carlos Murias comenzó una carrera militar ordenada por su padre, un adinerado agente inmobiliario, cuando la terminó ingresó a un seminario y, poco después, fue ordenado sacerdote por Enrique Angelelli, obispo de La Rioja.

Angelelli le dio el trabajo de fundar una comunidad franciscana, junto al francés Gabriel Longueville, en un pueblo de campesinos de La Rioja, pero después del golpe militar, comenzó a recibir amenazas: "La tuya no es la Iglesia en la que creemos". Ambos siguieron con su trabajo y el 18 de julio de 1976 fueron secuestrados y encerrados en la Base de la Fuerza Aérea di Chamizal. Dos días después su cadáver fue encontrado.

Lo que menos se sabe en relación a esta historia es que Bergoglio, según cuenta el padre Miguel La Civita, colaborador de Angelelli, escondió a todos los seminaristas en el Colegio Máximo de los jesuitas, del que era provincial. "No son historias que he escuchado por ahí: lo vi, en primera persona", citan en La Stampa.

Usaban el pretexto del retiro espiritual para poder crearles documentos falsos y así los ayudaban a huir al extranjero. La diócesis de La Rioja puso en marcha la canonización de Murias. Bergoglio la firmó sin dudarlo en mayo de 2011.