Comscore

POLICIALES

El pequeño que fue ferozmente golpeado por su padre tendría cicatrices y hematomas de vieja data

El niño de tres años que resultó con desprendimiento de vejiga, se recupera favorablemente. Desde el área de Niñez y Adolescencia informaron que presenta agresiones que serían de años atrás.

iene apenas tres años y lucha hora a hora para recuperarse de la terrible golpiza que recibió de su propio padre, un hombre de 24 años. El pequeño, por la intensidad del golpe, sufrió desprendimiento de vejiga y durante las primeras horas de internación estuvo en Terapia Intensiva de Hospital de Niños Juan Carlos Navarro. Por la mañana del domingo el nene fue trasladado a área Intermedia y quedó alojado en ese sector.Según fuentes médicas el nene se queja del dolor y pide por su madre, quien habló off the record, con una radio y se molestó con las publicaciones de los medios de comunicación. Además se defendió diciendo que jamás hubiera permitido algo así. Las primeras informaciones oficiales indicaron que la mujer se negaba a denunciar al papá y agregaron que tuvieron que convencerla.Por otra parte desde el área de Niñez y Adolescencia informaron que el niño tiene cicatrices y heridas que serían de viejas golpizas. Cristina Casivar aseguró que desde el sábado realizan encuestas vecinales para determinar si los allegados a la familia sabían de algo anterior.El golpeador, de apellido Ramírez, quedó alojado en la Comisaría 6ª de Rawson acusado de lesiones graves. Fuentes policiales informaron que el hombre es empleado de una empresa privada y la madre trabaja en un local comercial del microcentro sanjuanino.En la investigación judicial interviene el Cuarto Juzgado de Instrucción. Otro caso en el que un bebé murió después de una golpiza Se trata del pequeño Yutiel que murió luego de recibir una seguilla de maltratos que le costaron la vida a su año y siete meses. Según la autopsia el pequeño recibió tal paliza, que sus intestinos terminaron rotos y su hígado desgarrado a golpes de puño. También se reveló que tenía otras lesiones que había sufrido con anterioridad, prueba de los brutales castigos a los que el bebé había sido sometido, como hematomas en la zona cerebral, dos fracturas de distinta antigüedad en su antebrazo izquierdo, otra más en su cadera. El pasado 8 de marzo condenaron a prisión perpetua a Jonathan Flores, acusado de matar al pequeñito.