San Juan 8 > Policiales

El hombre acusado de violencia familiar contra su ex debe más de $80 mil en alimentos

Diego Uñates se reconoció públicamente como presunto propietario de boliches y un café. Sin embargo, por tres años les pasó $500 de cuota por mes a sus dos hijos para que vivan.

/// Por Bárbara Ardanaz

Te puede interesar...

Diego Uñates, el hombre que fue acusado de violencia familiar contra su expareja y que quedó detenido luego de violar la restricción perimetral, pretendió que sus hijos se alimentaran por mes con $277 cada uno. Es que se manifestó desempleado e insolvente para pagar lo que la Justicia Civil fijó por sentencia.



Leé: El escalofriante perfil psicológico del acusado de violencia familiar contra su ex, una maestra

Según la resolución de la cuota alimentaria de sus hijos de 9 y 10 años -que tiene con su expareja, una maestra-, con sentencia fijada el 28 de septiembre de 2012, Diego Luis Uñates debe depositar $2.000 por mes a una cuenta bancaria acordada.

Sin embargo, el abogado defensor de la expareja presentó un escrito a la Justicia donde detalla que hasta el 23 de marzo de 2018, el implicado debe en total $83.111,93, según informaron fuentes judiciales a sanjuan8.com. Esta suma deriva de las cuotas que abonó en un porcentaje ínfimo al acordado desde febrero de 2015 hasta el mismo mes del presente año.

Según el informe del banco, la suma total de esos 36 meses que abonó es de apenas $20.000. Esto implica que le dio a cada uno de sus hijos $277 por mes para cubrir sus necesidades básicas como son alimentos, vivienda, educación y obra sociales, entre otros.

El letrado, entonces, presentó que lo correspondiente en el periodo en cuestión, bajo la resolución de $2.000 mensuales, es de $72.000 más intereses de $31.111,93.

Insolvente

Este medio tuvo acceso a un documento en el cual Diego "el Pelado" Luis Uñates pidió -hace unos años- a través de su abogada al Segundo Juzgado de Menores, a cargo de María Julia Camus, la disminución de cuota alimentaria a favor de sus dos hijos.

Los argumentos que manifestó es que -en ese momento- se encontraba desempleado, haciendo "changas" en algunas agencias de autos en forma ocasional como comisionista, aseo y conservación de los automotores. Que no percibía ninguna remuneración mensual, siendo la misma inestable e insuficiente para cumplir con su obligación alimentaria.

Es importante destacar que el implicado hizo públicas declaraciones de que presuntamente es propietario de un café del microcentro y que lo habría sido de un boliche denominado "Riv Garden", uno de los más exclusivos que estuvo instalado en Rivadavia hace unos años atrás.

Siguiendo esta línea, Uñates ofreció -según el documento- una cuota de $1.300 y 10 cuotas suplementarias de $600 para abonar los alimentos atrasados de julio, agosto y septiembre de 2013. Ante la negativa de su expareja por resultar lógicamente insuficiente para cubrir las necesidades de sus hijos, elevó la propuesta a $1500 y 12 cuotas suplementarias de $500 a partir de octubre de 2013.

Una vez más, fue rechazada su petición. La jueza resolvió no hacer lugar al pedido de reducción de cuota alimentaria en favor de sus hijos y, en consecuencia, que la suma permaneciera en $2.000, la cual debía ser depositada en el banco, del 1 al 10 de cada mes.

El calvario

Se trata del caso de la joven maestra jardinera a la que le arrojaron panfletos en la ENI donde trabaja, acusándola de violenta y abusadora. Luego de esto, radicó la denuncia en la comisaría de la Mujer y en el Juzgado de Instrucción de turno para que investiguen el hecho que es falso y que para ella tienen nombre y apellido.

Las sospechas recaen sobre el padre de sus hijos de 9 y 10 años, que tiene una restricción para verlos desde hace un año y desde entonces, fuentes cercanas a la joven manifestaron que no tiene paz.

La perimetral por violencia familiar ordenada en marzo del 2017 y el 3 de mayo de este año mantuvieron la restricción para que el padre no pueda acercarse a 1000 metros a la redonda de donde se encuentre la joven y los niños. Sin embargo, el abogado de la mujer aseguró que en este tiempo hubo varias desobediencias a la restricción impuesta, de hecho, hay 4 denuncias radicadas por la violación de la perimetral.

Finalmente, la causa llegó el lunes 7 de mayo al Primer Juzgado en lo Correccional, y el juez titular Eduardo Agudo junto a la Oficina de la Mujer del Poder Judicial -dependiente de la Corte de Justicia- encontraron entre los antecedentes la perimetral, lo que le permitió al magistrado mandarlo a detener, por entender que la había incumplido.

El implicado fue detenido por Seguridad Personal en su domicilio tras un allanamiento y quedó alojado en la Central de Policía. Según fuentes del caso, entre sus pertenencias le secuestraron el celular, el cual será sometido a las pericias pertinentes, en búsqueda de evidencia respaldatoria de la acusación.