San Juan 8 > País

El gobierno argentino reiteró su rechazo al referendo en Malvinas y lo consideró "una voluntad caprichosa"

Los habitantes de las Malvinas (Falklands para los británicos) votan entre hoy y mañana en un referéndum para definir su estatus político y si quieren continuar como territorio británico de ultramar.

El gobierno argentino reiteró hoy que no reconocerá el resultado del referéndum que comenzó hoy en las islas Malvinas y al que calificó como una “voluntad caprichosa” para la resolución de la disputa con el Reino Unido por la soberanía del archipiélago del Atlántico Sur.

Te puede interesar...

“Es el derecho internacional el que rige la relación entre los Estados, no es la voluntad caprichosa de una pequeña comunidad la que puede dirimir una disputa territorial”, afirmó hoy la embajadora de Argentina en Londres, Alicia Castro. “Los habitantes no constituyen una tercera parte”, remarcó.

Los habitantes de las Malvinas (Falklands para los británicos) votan entre hoy y mañana en un referéndum para definir su estatus político y si quieren continuar como territorio británico de ultramar.

El archipiélago está ubicado a unos 400 kilómetros de las costas argentinas, pero se encuentra desde 1833 bajo dominio británico pese al reclamo de soberanía de Buenos Aires.

En 1982, la dictadura que gobernaba en Argentina intentó recuperar las islas mediante una invasión que desató una guerra con el Reino Unido, que a lo largo de poco más de dos meses de conflicto bélico le costó la vida a 649 argentinos, 255 británicos y tres civiles isleños.

“El referéndum no pone fin a la disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido cuya solución, a través de negociaciones, es exigida por las Naciones Unidas. (...) Es organizado por británicos, para británicos y con el fin de que digan que el territorio tiene que ser británico. Sabemos que a diferencia de otros casos de descolonización el referéndum no es convocado por las Naciones Unidas ni cuenta con su aprobación o supervisión”, subrayó.

A Buenos Aires le preocupa el impacto que pudiera tener en la comunidad internacional un resultado abrumador a favor de que las Malvinas permanezcan como territorio británico de ultramar. Y que a partir de ello, Londres impulse el derecho de los “kelpers” (malvinenses) a la autodeterminación.

El canciller argentino, Héctor Timerman, señaló que “las Naciones Unidas han sido tajantes, se trata de una colonia de habitantes implantada por una potencia colonial”. “Por eso las Naciones Unidas han rechazado cualquier planteo de autodeterminación”, aseveró.