San Juan 8 > Información General

El cambio de roles y un deseo incontenible

Marcelo confiesa que con su pareja han descubierto “el cambio de roles”. Un joven cuenta sus incontenibles deseos de tener relaciones. Vos también podés dejar tu consulta a correosentimentaldiariouno@gmail.com

Hace 15 años que estoy con mi pareja. Puedo decir que somos muy felices en la cama. Hace un buen tiempo descubrimos el cambio de roles. Seguimos teniendo orgasmos, y ella hasta se pone mi calzoncillo y yo su bombacha… nos gusta mucho. La verdad no estoy preocupado, pero no entiendo mucho nuestro comportamiento. Gracias.

Te puede interesar...

Estimado Marcelo:

Más allá de entender el, como usted lo llama, “comportamiento”, lo importante es destacar que hace 15 años que están juntos, que disfrutan de su vida sexual y que no están preocupados.

En un contexto como el que describe, este cambio de roles no significa nada malo ni anormal. A veces nos confundimos y hasta nos equivocamos cuando pensamos que en una relación de pareja heterosexual el varón debe ser el activo (y por lo tanto, dominante) y la mujer pasiva (y, por consiguiente, dominada), pensando esto muchas veces en cuanto a que el varón es el que penetra y la mujer la que es penetrada.

Pensar en eso como roles “pasivos” o “activos” es un error. La mujer puede ser tan activa como quiera y el varón tan pasivo como le guste, no tiene que ver con la penetración de nadie, sino con ciertos roles que no son fijos. En lo que usted me cuenta, ni siquiera estoy seguro de que el cambio de ropa interior pueda estar significando que se cambien los roles masculino y femenino, lo cual a la vez tampoco significa nada especial. Lo importante es que ambos son adultos, hay mutuo consentimiento, nadie obliga ni lastima a nadie y todo termina siendo parte de su intimidad, de su privacidad. Además, es placentero y es disfrutado por ambos. En lugar de tratar de entender mucho o poco este comportamiento, lo mejor es que disfruten del juego. Gracias por la consulta.

- ¿Por qué puede ser que tenga tantas ganas de hacer el amor con mi pareja, a cada rato? Terminamos, pasan 10 minutos y quiero hacerlo de nuevo. Hace 6 años que estamos juntos y yo tengo 20 años. Mi otra pregunta es por qué desde que ella toma anticonceptivos no se lubrica tanto como antes y no tiene ganas de hacerlo como antes, porque le duele. ¿A qué se puede deber? Desde ya, muchas gracias.

Estimado Hernán:

Responder a tu primera pregunta me resulta fácil, justamente porque me das la respuesta: tenés 20 años. A esa edad, las hormonas, las ganas, el entusiasmo, lo novedoso, se conjugan para que la respuesta sea tan intensa. Incluyamos además la disponibilidad de tiempo y las pocas responsabilidades, la ausencia de hijos y tenemos una combinación ideal y casi envidiable. Por si fuera poco, el hecho de la rápida recuperación (debido a la edad) confirma la envidia. Quedate tranquilo, sos joven y no pasa nada raro.

La segunda pregunta requiere más atención. Puede ser que los anticonceptivos generen cambios hormonales que se pueden ver reflejados en una disminución de la lubricación vaginal. Esto va a hacer que la penetración sea desde dificultosa hasta dolorosa y, lógicamente, no tenga deseo. Imaginate que cada vez que vas a tener relaciones te apretás los dedos con el cajón de la mesita de luz, seguramente va a llegar un momento en que no vas a querer más. A ella le pasa eso. Consejo, entonces: en lo inmediato, incrementar el tiempo y la calidad de la estimulación para ella en el juego previo a la penetración, de manera que aumente la lubricación y la excitación. Recién en ese momento intentar la penetración de manera suave y gradual. Agregar algún lubricante, en especial los geles o lubricantes al agua que se consiguen en cualquier farmacia. Y, consejo final, pero más importante, la consulta al ginecólogo para controlar que no haya otros problemas y si luego de descartados nos quedamos con que es un efecto del anticonceptivo, cambiarlo por otra dosis u otra combinación de hormonas. No tengan miedo ni vergüenza de hablar con el especialista, justamente tiene la preparación para ayudarlos.