Economía
Domingo 03 de Diciembre de 2017

Si el dólar no aparece en la tapa de los diarios, no hay graves problemas

Como todos los diciembres de los últimos años, este mes también será conflictivo.

Apareció le violencia política. Grupos minoritarios y radicalizados que actúan fuera de la ley y sin reconocer el Estado.

El desafío de aprobar las reformas impositivas previsional y laboral.

En Bariloche, la mesa del G20, el foro de concertación de políticas económicas y financieras fundado en 1999 con 19 naciones y la Unión Europea.

Entre el 10 y el 13 de diciembre en Buenos Aires la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio.

Se anunciaron importantes protestas callejeras de la izquierda y La Campora.

Al mismo tiempo Hugo Moyano si no le arreglan los problemas con la empresa OCA, sugiere que para esos días podría haber paro de camioneros y dejar a los cajeros automáticos sin dinero y la basura en las calles. Una imagen no deseada por el gobierno.

Las elecciones parecen que hubiesen sucedido hace mucho tiempo.

Macri estaba hasta hace dos semanas en pleno apogeo. Pero hay grupos que, cerrado el camino de las urnas, están dispuestos a revertir cualquier cambio del gobierno de Cambiemos. Marchas, insultos, agresiones y huelgas. Faltan las movilizaciones cercanas a las fiestas y tenemos todas las fichas colocadas para el último mes del año.

La sociedad, bipolar como la Argentina ¿Está dispuesta a acompañar las reformas? Los últimos presidentes parecía que seguirían en el poder para siempre con apoyo popular. Todos en un momento sintieron que la mayoría los abandonaba. Un país proclive al "volantazo".

Mientras tanto, en la Conferencia de la Unión Industrial, reconocían que en los últimos meses se crece por encima del 4% del PBI, y que los cambios en los impuestos los favorece.

Pero, como casi siempre en las últimas décadas volvieron a mencionar el atraso cambiario. Un clásico. Luis Etchevehre, el ministro de Agroindustria tuvo que referirse al tema y expresó que devaluar puede ser un atajo pero que conduce a lugares de riesgo. La única época que estaban conformes con el valor del dólar fue entre el 2001 y el 2007. En ese momento con una devaluación del 300 %, bajaron drásticamente sueldos y jubilaciones medidos en esa moneda.

Hubo un problema, corralito, corralón y una pobreza que llegó al 50 % de la población. Los arquitectos de esa salida Duhalde y Remes Lenicov vieron como se les cerraban las puertas de su futuro político.

Eso sí, entre enero y octubre de este año, la compra de billetes para atesoramiento, sumo 14.000 millones de dólares.

El gasto de turismo al exterior 8.300 millones. ¿Se podría poner un impuesto a los que salen de paseo a otros países? Por ahora es difícil.

La nota positiva es que ingresaron maquinarias y equipos.

El mapa de la inversión viene del petróleo y gas. Es lógico por la baja de subsidios y suba de tarifas.

Entre las empresas: YPF, 6.300 millones de dólares; Pampa energía 4.000 millones; Pan American Energy 3.100 millones, First Quantum Minerals 3.000; Tecpetrol 2.700 millones.

La pregunta de los empresarios sobre el final, siempre fue la misma: ¿Qué pasará con el peronismo?

Lula, anunció en Brasil que dará marcha atrás con todas las reformas del gobierno de Temer.

La respuesta se la dieron dos "peronologos" muy conocidos.

"Hoy, el peronismo no tiene dueño".

La definición del ex director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, integrante de Carta Abierta es muy clara: "No habrá unión con la derecha del Partido Peronista y con los gobernadores que por plata se pasaron al otro lado". Se encargó de insultar al senador Pichetto de diferentes maneras.

Según esos analistas, el peronismo hoy está dañado por la corrupción, "No hay democracia interna". "En las provincias es conservador". "Allí cada uno quiere cuidar su territorio". "El mayor desprestigio está en la economía". "El modelo populista es fuertemente "proteccionista" y sólo apunta al consumo interno". "Provoca devaluaciones y tasas de inflación muy altas". "Nada incentiva a los privados a invertir"

Todo eso es cierto. Pero el gobierno ahora tendrá que acertar con la economía. La historia demuestra que mientras el dólar no aparezca en la tapa de los diarios no hay graves problemas. ¿Se entiende el atraso?.

Comentarios