Economía
Domingo 25 de Febrero de 2018

La noticia de la semana para el país es que se recupera Brasil

Dos consultoras prepararon un trabajo para empresas extranjeras.

La clave era: ¿Qué piensa la clase media argentina?

¿Cuáles son sus principales problemas?

¿Por qué apoyaron en su momento la tablita de Martinez de Hoz, la convertibilidad de Cavallo y las tarifas subsidiadas de la última década? ¿Hasta dónde soportan la inflación?

La última pregunta tuvo respuestas sorprendentes.

La clase media recién comienza a alarmarse cuando supera el 20% anual. Si está, por ejemplo en el 15%, consideran que si le aumentan el salario en iguales o mejores porcentajes, no hay mayores problemas . Hay toda una cultura inflacionaria.

Recordemos que hace 5 años, Hugo Moyano declaraba: "Un poco de inflación no es mala".

Hasta 1945, fue 3% anual. Después, salvo los años de la convertibilidad, el promedio llegó a estar en algunas décadas por encima del 60 %.

Aprovecharon todas las etapas. Viajaron y consumieron sabiendo que era por poco tiempo.

Quizás el momento de mayor consumo fue la época de Gelbard en el 73. Fue una explosión. Por supuesto duró poco. Gomez Morales no quiso hacer el ajuste, Celestino Rodrigo sí, y el dólar en 24 horas pasó de 10 a 24 pesos y el precio de la nafta subió 190 %. Nada es para siempre.

Todos sabían que Buenos Aires no podía seguir pagando 40 pesos por la luz y el gas, cuando el resto del país abonaba 300 pesos por el mismo consumo. Romper el atraso tarifario de 12 años en 4 es un shock. Ahora, la gente necesitaba más información.

Para el peronismo de todos los matices, Cambiemos y el radicalismo estaba previsto como una transición entre los gobiernos populistas. El tema, sería así: "Hagan el ajuste, después volvemos nosotros".

Pero, ahora, surgió un problema. Piensan que este proyecto político vino para quedarse, y ellos pueden estar fuera del radar 4 años más. Por eso Alberto Rodríguez Saa señala sin estar convencido : "Hay un 2019".

El plan del gobierno apunta a una alianza entre la clase media, el empresario y también ahora alguna base de la pirámide de la mano de Maria Eugenia Vidal.

Eso significa que está todo resuelto.

De ninguna manera.

Muchos menos en estos meses de ruido político y gremial. Mejoraron las cuentas fiscales, pero no las comerciales.

Exportamos poco e importamos mucho.

Vendemos el equivalente a 1.300 dólares por habitante; México 3.000 dólares por habitante; España 6.000; Australia 8.000 y Canadá 11.000.

Las crisis en Argentina fueron graves cuando comenzaron a faltar dólares. Algunos pusieron cepos y tuvimos ocho tipos de cambios diferentes. Si frenamos las importaciones afectamos el crecimiento.

La mejor noticia de la semana es que se recupera Brasil. Esto ayudará a los autopartistas y a otras industrias nacionales.

El campo, Vaca Muerta, Litio y minería son claves.

¿Cambiará algo con la marcha de Moyano?

En el gobierno repiten una frase de Cristina Kirchner en 2013. "Si quieren cambiar este modelo económico, armen un partido y ganen las elecciones".

Si se toma examen, la pregunta sería: ¿Si vuelve el peronismo que política económica haría? ¿Un peronismo que tuvo como ministros de economía a Cavallo y Kicillof?

¿Volverían los subsidios? Imposible.

¿Regular y poner precios máximos? Complicado.

¿Declarar un default y no pagar la deuda? Ya lo vimos.

¿Mirar a Venezuela? Cynthia García periodista de 6, 7, y 8, de La Campora, señaló en varios programas. "Es mentira lo que dicen de Venezuela, está todo bien, no hay crisis".

La inflación es del 2.200% anual y miles se escapan a los países limítrofes. ¿van a emitir? ¿Aumentarán el gasto público?

¿Hay una oposición de prestigio en la Argentina?

Les cuesta levantar una muralla opositora.

La trinchera de la protesta es la única que desde el borde del sistema inquieta al gobierno.

La calle, es el sector más difícil.

Pero una cosa es cierta, si se mira el rating de los programas periodísticos de televisión, la gente está cansada de la confrontación.

El año político comenzara después del Mundial de Fútbol, hasta entonces seguirán las noticias del ajuste. Una cosa quedó en claro con el acto de Moyano. No hay nada nuevo para ofrecer.

Pero en Argentina hay una fuerte resistencia al cambio. Nadie quiere ceder un centímetro de lo que considera que le pertenece.

Sean subsidios, prebendas, contratos o negocios oscuros.

Comentarios