Economía
Domingo 08 de Abril de 2018

La baja en la pobreza no está consolidada en el país

¿Por qué tanto revuelo causaron las cifras del empleo y la pobreza?

¿Por qué los economistas de la oposición, tanto los ortodoxos como los K todavía no reaccionaron?


¿Qué pasó? ¿Qué explicación le encuentran?


Al principio, tibiamente, negaron los números del INDEC.


Después, los más racionales buscaron explicaciones.


Todo se aclaró cuando uno de los más escépticos, el dirigente principal del Movimiento Evita consultó a su amigo, el director del Observatorio de Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia. Este le dijo textualmente: "Los números del INDEC son reales. Falta muchísimo pero es indudable que la pobreza viene bajando".


Artemio López, ultra kirchnerista, director de la Consultora Equis escribió: "Los números son reales, pero eran mucho menos del 29 % como decía la UCA, en la época de Cristina".


Las razones de los números.


Uno: una parte de la población consiguió un empleo precario.


Dos: creció el empleo 433 mil asalariados. En los seis últimos meses del año pasado explotó la construcción privada y pública.


Tres: dos de cada tres empleos fueron asalariados, de estos solo uno de cada tres es protegido.

Cuatro: el empleo precario aumenta con más velocidad que el empleo protegido.


Se notó un incremento en el empleo en la construcción.


Cinco: también bajo la inflación de casi el 40 % en 2016 al 25 % en 2017.


Pero cuando se midan los primeros meses de este año, las cosas pueden cambiar.

¿Por qué?


La inflación no baja; aumentó el dólar en enero y febrero; alzas en las tarifas , luz, gas y agua y las subas salariales por debajo de las expectativas inflacionarias.


Síntesis: la baja en la pobreza no está consolidada.


Igual, la economía siguió creciendo: récord de ventas de autos en marzo, la recaudación impositiva aumentó 37 %, muy por encima de la inflación.


El gobierno mientras tanto entraba en un estado de éxtasis.


La baja de la pobreza llegó en el mejor momento.


En medio de la pulseada con la Justicia; las paritarias con docentes y bancarios y los tarifazos. Entre paréntesis, los aumentos en la luz, gas y agua en dos años no tienen nada que ver con el gradualismo.


Están todos tan pendientes de la economía, que llamó la atención una frase de alguien con mucha experiencia como Eduardo Duhalde: "Estamos cerca de un 2001". Le contestaron los dos economistas de Scioli, Miguel Bein y Mario Blejer : "Estamos a años luz del 2001".


Mucha gente, incluso preparada políticamente, confunde los deseos con la realidad.


Como señalaba Miguel Pichetto: "Si toda la esperanza del peronismo reposa en un cisne negro económico, no tenemos posibilidades".


En el sector financiero, la tasa se mantendrá alrededor del 27; 25 %. El dólar estará severamente vigilado por el Banco Central. Dejaron de lado en el endeudamiento en el exterior y esperan que todas las malas noticias finalicen en junio.


Mientras tanto mantienen la vela encendida por Brasil. La venta de pick up, motos y auto partes.


Después de junio volverá con fuerza el crédito hipotecario.


Este año la industria va a recuperar el nivel de actividad de 2015. Habrá mesas sectoriales para analizar el día a día, la competitividad y las exportaciones. Habrá mesas sectoriales con empresarios, gremios, provincias y el gobierno nacional. Vaca Muerta es el ejemplo. Autos, motos, una mesa para la frutihorticultura.


En cada caso se va a analizar el impacto en los costos por los aumentos en la energía.


¿Qué otro objetivo tiene el gobierno?


Diluir el poder de Comodoro Py. El fallo a Cristóbal López y De Souza, marco para Macri un antes y un después.

Mientras tanto se notó que la oposición no tolera ninguna buena noticia.

Comentarios