San Juan 8 > Ovación

“Debemos defender los 11”

Bruno Urribarri charló con Ovación sobre el funcionamiento del equipo desde la llegada de Pablo Morant. “Se notó un cambio rotundo, hoy todos los jugadores tienen que trabajar para recuperar el balón”, sentenció.

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

Hacía tiempo que no hablaba con la prensa. En los momentos en que el equipo no obtenía resultados, las críticas arreciaban para con los jugadores del plantel sabalero y uno de los que sufría este tipo de cuestionamientos era Bruno Urribarri, quien al igual que sus compañeros no venía rindiendo en buena forma.

De todos modos, fiel a su bajo perfil y su habitual humildad para encarar las cosas, el lateral entrerriano terminó por convencer a Pablo Morant de que tenía las condiciones necesarias para ser elemento titular en el conjunto sabalero. Por ello, desde la llegada del nuevo entrenador levantó mucho su nivel e incluso marcó un golazo de tiro libre ante Vélez, el primero de su cuenta personal con la camiseta rojinegra.

Luego del silencio que se impuso, Urribarri charló con Ovación y analizó el presente futbolístico, la derrota frente a Godoy Cruz, las diferencias con el equipo que dirigía Roberto Sensini, la forma de jugar de Colón, su nivel personal y también el partido del próximo domingo ante Quilmes.

—¿Qué balance se puede hacer del partido que perdieron ante Godoy Cruz?

—Da bronca perder un partido por 3-0 cuando estaba medianamente controlado hasta la desgracia del primer gol. Era un encuentro parejo, incluso nosotros nos habíamos adelantado en el terreno de Godoy Cruz, pero el gol fue determinante para cosechar una derrota injusta en cuanto a lo abultado del marcador.

—La sensación es que nada hacía preveer un resultado semejante teniendo en cuenta la racha que traía el equipo...

—Sin dudas, llegamos a ese partido con la suficiente confianza y la inteligencia de saber lo que nos conviene, logramos lo más difícil que fue recuperarnos, juntar confianza nuevamente que es lo más importante para el jugador. Lamentablemente tuvimos este bajón con Godoy Cruz que nadie esperaba. No obstante, no debemos focalizarnos en la derrota, sí en los errores que cometimos pero no tanto en el resultado porque el balance sigue siendo muy bueno y tenemos por delante un partido complicado frente a Quilmes.

—¿Pensás que la derrota se circunscribió más a errores individuales que colectivos?

—La verdad que sí, la jugada de Ronald (Raldes) queda a la vista que fue bastante desafortunada, quizás un poco de exceso de confianza teniendo en cuenta que el partido daba para estar confiados porque lo teníamos controlado. Pero el mayor error nuestro fue que después del gol fuimos otro equipo y ahí se nos hizo todo cuesta arriba, recibimos dos goles más que eran bastante evitables, no mantuvimos el orden, ni la estrategia con la que llegamos al partido.

—¿Qué diferencias encontrás entre el equipo que dirigía Sensini y el que conduce Morant?

—Desde que llegó Morant la idea fue la de ordenar el equipo de atrás hacia adelante, se notó un cambio rotundo. No sé si por el trabajo del nuevo entrenador o por lo que hicimos nosotros. Pero creo que en el fútbol a nivel mundial se defiende con 11 jugadores y eso fue lo que hicimos varios partidos, que nos llevó a cosechar muchos puntos y encontrar solidez. Cuando no tenemos la pelota debemos defender con los 11 jugadores y esa es una bandera de nuestro equipo para no sufrir en los partidos que restan.

—¿Pensás que con este esquema los defensores están más protegidos pero les cuesta más a los delanteros que a veces quedan muy aislados ya que el equipo tiene poco la pelota?

—Eso se trata de un error colectivo en la tenencia del balón, que es la deuda que tiene este equipo, quizás con Arsenal fue el único partido en el que tuvimos bastante tiempo la pelota y generación de juego. De todas maneras tenemos que defender los 11 jugadores para recuperar el balón y cuando eso suceda administrarla con eficacia para que Emmanuel (Gigliotti), Curu (Curuchet) o los que jueguen arriba no queden tan solos. Es un objetivo que tenemos en los partidos que vienen.

—¿En lo personal estás conforme con tu nivel teniendo en cuenta lo que fue el arranque del torneo comparado con los últimos encuentros?

—Levanté el nivel, pero como lo levantamos todos, el plantel sintió el cambio y retomamos la confianza que habíamos perdido por completo. Sinceramente jugar sin confianza es muy difícil y tuvimos que reponernos de esa situación. En lo personal no me fijo mucho si mejoré o no, ya que lo fundamental es transformarnos en un equipo sólido, pero no depende de uno, ni tampoco de una línea de cuatro defensores. En el fútbol se defiende con 11 jugadores cuando no se tiene la pelota.

—¿Se ilusionan con clasificar a la Copa Sudamericana, mucho más teniendo en cuenta que hace un tiempo se hablaba de sumar para engrosar los promedios?

—Fue el objetivo que nos planteamos después de la remontada que tuvimos en la que cosechamos 13 puntos, no deja de ser un reconocimiento importante jugar nuevamente una Copa internacional. Ya lo hicimos el año pasado, también en su momento logramos un subcampeonato (Apertura 2011),más allá de que también tuvimos momentos malos.

—¿Qué partido imaginás con Quilmes?

—Es un equipo que en lo personal me gusta mucho, tiene un gran ritmo de juego, corren todos, por eso va a ser un partido durísimo como lo son todos en el fútbol argentino, pero veo en Quilmes una entrega y un sacrificio en los 11 que salen a la cancha que es admirable.