San Juan 8 > San Juan

De la ansiedad a la euforia: Uñac pasó por todos los estados de ánimo antes de ser precandidato

El vicegobernador de los sanjuaninos tenía, después de José Luis Gioja, la imagen positiva más alta del Frente para la Victoria, sin embargo, tuvo que esperar el consenso necesario para ser el primer apellido de las listas oficialistas.

Ansiedad, preocupación, temor y por último, euforia. Hijo de un referente político del sur de San Juan, como don Joaquín, Sergio Uñac tuvo que pasar por varios estados de ánimo para poder ser ungido como el hombre que será precandidato a la gobernación por el Frente para la Victoria.

El vicegobernador tuvo más que nada, paciencia. Conocía que su imagen positiva era muy alta, detrás del gobernador José Luis Gioja, sin embargo tuvo que esperar que el consenso dentro del partido oficialista lo pusiera en este lugar. Esto debido a que la danza de nombres era amplia y se jugaban varios candidatos.

Te puede interesar...

Fue intendente en dos oportunidades de Pocito, el mismo departamento en el que su padre forjó una carrera política importante y donde su hermano Rubén también fue responsable de llevar adelante la intendencia.

Sin dudas Uñac respetó los “códigos” de la política, supo esperar esa bendición del caudillo que, sin ella, nada podría anhelar. Aquella noticia, que hoy parece tan lejos, del gobernador José Luis Gioja bajándose de la posibilidad de pelear un nuevo mandato, lo volvió a catapultar en las esperanzas. Si bien nunca bajó los brazos en sus deseos, el segundo hombre de la provincia sintió que el destino lo volvía a poner en carrera.

A su lado estará Marcelo Lima, hombre de extrema confianza, y de entrañable amistad, de Gioja. Un apellido que pesa, y mucho, en la política sanjuanina. Sin dudas, para los nombres que había en danza, Uñac-Lima es la fórmula, que en la previa, puede convenirle más al Frente para la Victoria.