A UN CLICK

Conocé los rituales de buenas vibras para arrancar optimistas el 2020

Desde barrer la casa hasta estrenar una prenda la noche del 31. Qué hacer para arrancar el año más livianos y optimistas.

Quien no llegó a este día cansado, que pase la receta. A días de que comience un nuevo año, la mayoría de la gente quiere desconectar y encausar su vida en un nuevo y mejor rumbo para poder cumplir con todo lo que se propone.
Es muy común que durante diciembre se hagan limpiezas profundas, se ponga en orden la casa y la agenda para sacarse peso de encima y comenzar el próximo año más livianos y relajados. También suele pasar que en la cuenta regresiva de las 00.00 del 31 algunos tomen doce pasas de uvas, maníes con chocolate, o cerezas para pedir deseos. Para el ser humano los rituales son importantes, desde el principio de los tiempos siempre se hacen cosas para el buen augurio y es algo muy natural. Los rituales para fin de año contribuyen a dejar ir lo que ya no sirve en nuestras vidas y dar la bienvenida a todo lo nuevo. Para fin de año hay muchos tipos de rituales y pueden abarcar todos los aspectos de la vida: el hogar, la economía, nuestro cuerpo y la ayuda para encauzar y abrirnos a la aventura de un nuevo año lleno de maravillosas experiencias. Todos tenemos algo del año que ya termina que nos gustaría hacer desaparecer, o al contrario, fue un año memorable lleno de alegrías. Sea como sea, es fundamental cerrarlo bien. Cada año que vivimos es un ciclo que comienza y acaba, los rituales para fin de año nos orientan a recibirlo con la predisposición adecuada y a despedirlo de manera amistosa para que el comienzo del nuevo año o nuevo ciclo quede limpio de las influencias negativas que pudiéramos arrastrar del año anterior. El primer paso para realizar rituales de fin de año es hacer un repaso mental del año que ya está tocando a su fin, lo más positivo posible. Lo ideal es tomar lo doloroso como el aprendizaje de lo que ya no se quiere en la vida, dar las gracias y dejarlo ir sin rencores. Si se piensa bien, siempre suceden cosas agradables y eso también hay que recordarlo y agradecerlo. PASO A PASO Una muy buena forma de hacer un ritual de fin de año es tomar un baño relajante para hacer una limpieza energética y depurativa. Si se tiene bañera, la cosa será mejor porque se pueden poner sales de baño en el agua, unas gotas del aceite esencial favorito, encender unas velas y escuchar música agradable de fondo. La idea es relajarse, meditar uno minutos y tener pensamientos positivos. Con las sales se consigue una depuración física y estética, ya que limpian las toxinas del cuerpo y las energías negativas que puedas tener adheridas. El aceite esencial cuida la piel, la perfuma y además calma la psique. Una vez que se está dentro del agua hay que realizar unas respiraciones profundas y soltar todas las tensiones superficiales. Se puede visualizar a uno mismo rodeado de paz, alegría, prosperidad, amor y todo lo que se desee. Cuando se finalice el baño, hay que darse una ducha comenzando por la cabeza y acabando por los pies, viendo cómo el agua arrastra cualquier impureza y vibración negativa. Si no se tiene bañera, se puede hacer algo similar sin la necesidad de estar sumergido en el agua: en el mismo cuarto de baño se pueden hacer masajes exfoliantes en todo el cuerpo con una crema de rico aroma. La mente debe estar puesta en los mismos pensamientos que mencionados anteriormente y la ducha será fundamental. Tener las carteras y billeteras ordenadas y no acarrear demasiadas deudas es otro tip fundamental para comenzar un 2020 más relajado. Lo ideal es pagar, en lo posible, todas las facturas y cuotas pendientes que se tengan. También hay que sacar de la cartera y billetera papeles inútiles e innecesarios. Pero no hay que olvidarse de otras deudas como libros que tienen que devolverse a la biblioteca y asuntos o conversaciones que se han estado postergando. Y algo fundamental que no puede faltar en la limpieza energética de fin de año es la de la casa: usar la escoba y no la aspiradora. El cesto de la ropa sucia debe de quedar vacío y si en los armarios hay cosas de las que hace tiempo se quiere deshacer este es el momento apropiado para hacerlo. Se debe barrer empezando por la habitación más alejada de la puerta de entrada y limpiando de dentro hacia fuera, haciendo especial hincapié en los rincones y debajo de los muebles. Luego se continúa barriendo de la parte más alejada de la puerta hacia fuera. Cuando se llegue a la entrada, se debe sacar de la casa todo lo barrido y juntarlo en una bolsa para que se lo lleve el camión recolector. Sólo queda entonces, el 31 a la noche, brindar y pedir los deseos. (Fuente: Diario El Día)