San Juan 8 > San Juan

Con sólo 6 años, el hijo de un fotógrafo sanjuanino comenzó a romperla

Salvador Amaya tiene su debut en los medios periodísticos con la cobertura del Duatlón del Ejército Argentino. Con apenas mínimas sugerencias de su papá Jorge, el pequeño ya disparó sus primeras tomas.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      

Hace unos días se llevó adelante el 1º Duatlón del Ejército Argentino. El evento tuvo mucho color y una lista extensa de participantes. Fue la primera "cobertura oficial" de Salvador Amaya, fotógrafo amateur de sólo 6 años. En la galería que ilustra esta nota, ya se puede vislumbrar que tiene un futuro increíble si pretende dedicarse a la misma profesión que su papá Jorge.

Las carreras del Ejército fueron muy concurridas en los años noventa, por cuestiones de organización se dejaron de hacer, pero, con la colaboración del experimentado Mauro Ayesa y de Guillermo Toranzo, la competencia volvió en formato de Duatlón. La edición 2015 contó con 2 kilómetros de trote, 20 km de mountain bike y 5 km de trote final. Casi la totalidad del recorrido tuvo lugar dentro de los terrenos que el EA posee en la zona de Marquesado hasta el cerro Tres Marías.

Te puede interesar...

Con semejante paisaje de fondo y el espíritu deportista inculcado a full, Salvador tomó una de las cámaras de su papá y se paró en los lugares ideales para hacer las tomas. Se animó a eso y mucho más, ya que sumó fotografías cercanas al paso de los competidores en la etapa de mountain bike y agregó unas de sociales.

Jorge Amaya es fotógrafo profesional, cuenta con un amplio currículum y se viene dedicando hace varios años a la fotográfia de deportes extremos. Incluso es uno de los organizadores de la "Corre Cross Zombie", que ya prepara una nueva edición.

"Salva" como le dicen sus amigos, estuvo acompañado de su hermano Jeremías, de cuatro años, quien también sacó fotos, aunque recién va por el smartphone, paso previo a una cámara semiprofesional. Ambos son muy compañeros y disfrutan a pleno de las carreras que mantienen un contacto directo con la naturaleza.

No es de extrañarse, que dentro de poco, disfrutemos de otra galería de fotos de Salvador Amaya.