San Juan 8 > Ovación

Con motivos para ilusionarse

Colón igualó 1-1 ante Coritiba como visitante, siendo superior a su rival. Gigliotti marcó para el rojinegro, en tanto que Deivid lo hizo para el local. Raldes, Prediger y Achucarro vieron la tarjeta roja en el Sabalero

 Embed      

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

En el instante final a Colón se le escapó el triunfo por el cual había hecho méritos de sobra y, en consecuencia, terminó igualando 1-1 frente al Coritiba, en tierras brasileñas. Emmanuel Gigliotti a los 9 minutos de la segunda etapa puso en ventaja al Sabalero, mientras que en el último minuto Deivid estableció la igualdad para el conjunto local.

En los primeros 45 minutos, Colón mostró una buena imagen siendo en esa primera etapa quien manejó mejor el balón y a partir de los 15 minutos el protagonista del juego más allá de que no generó demasiadas oportunidades de gol. No obstante, le alcanzó para dejar una mejor imagen que el elenco local, que se mostró activo en el primer cuarto de hora pero que después fue decayendo.

Para destacar en el conjunto rojinegro la solidez en el fondo, siendo en este sentido muy importante el orden que le imprimió Mauricio Romero, actuando como líbero con Gerardo Alcoba por derecha y Ronald Raldes por izquierda.

Roberto Sensini sorprendió con la salida de Facundo Curuchet, ya que armó una mitad de cancha plagada de mediocampistas con el objetivo de recuperar la pelota y manejar el partido a través de Sebastián Prediger, Iván Moreno y Fabianesi y Lucas Mugni, algo que lo consiguió en varios pasajes del juego.

La primera aproximación del conjunto visitante fue a los 20 minutos en una escapada por izquierda de Emmanuel Gigliotti, quien al no tener una referencia en el área remató desde un costado y el arquero Vanderley despejó; cuatro minutos más tarde tras un pase de Prediger, fue Mugni el que ingresó al área, amagó y su disparo rozó en un defensor brasileño para irse el balón por arriba del travesaño.

En Coritiba, la aproximación más concreta fue al inicio cuando se jugaban dos minutos y el lateral derecho Gil remató a la carrera para que Diego Pozo se luciera, arrojándose al piso y mandando el balón al córner cuando todo era del local.

El primer tiempo fue entretenido de ida y vuelta pero se desvirtuó en el instante final cuando el delantero Rafinha fue a buscar una pelota que se iba del campo de juego, Raldes cubrió con el cuerpo, pero el punta brasileño lo golpeó de atrás, por lo cual el defensor reaccionó y fueron expulsados ambos jugadores.

En el complemento el equipo conducido por Sensini siguió mostrándose superior a su rival y de esta manera llegó la apertura en el marcador a través de una muy buena habilitación de Bastía, el pique al vacío del Puma Gigliotti, quien ratificó nuevamente su eficacia de frente al arco para tocar de cabeza y poner el 1-0 a los 9 minutos de juego.

A partir de allí fue todo del Sabalero, quien manejó el balón a su antojo ante un equipo que no reaccionó; en ese lapso Colón desperdició varias chances para aumentar el marcador en los pies de Moreno y Gabriel Graciani. Llegaron los cambios y eso desvirtuó la imagen del conjunto santafesino.

Fueron reemplazados Bastía y Mugni a los 16 minutos y, a los 28, se retiraron Moreno, Romero, Gigliotti y, posteriormente, Pozo.

Indudablemente que estas variantes resintieron la estructura colectiva y, de esta manera, Coritiba se adelantó en el campo de juego, con Alex de abanderado. Precisamente el enganche, que después de 16 años se volvía a poner la camiseta del equipo local, fue el encargado con pelota parada de generar peligro ya que dos remates suyos estrellaron el travesaño de Bailo y, en otra oportunidad, el arquero sabalero mandó la pelota al córner.

En medio del acoso del Coritiba llegó la expulsión de Prediger por derribar a Alex y cuando el partido se terminaba fueron Escudero y Achucarro los que vieron la tarjeta roja. De esta manera, Colón finalizó el partido con ocho hombres y el Coritiba con nueve.

Parecía que el partido terminaba con el triunfo sabalero, sin embargo en el cuarto minuto de descuento, un centro desde el sector izquierdo, posibilitó que Deivid, quien había desperdiciado todo lo que se le presentó, en esta ocasión no fallara y de cabeza le cambiará la trayectoria al balón para derrotar a Bailo.

Está claro que el resultado termina siendo anecdótico, ya que cuando estuvieron 11 contra 11 y 10 contra 10 fue Colón el que manejó el trámite del partido jugando por momentos con mucha solvencia, atento en defensa, presionando en la mitad de la cancha con un gran trabajo de Prediger y la movilidad por las bandas.

En ofensiva Gigliotti mantiene su poder de fuego y ese es otro dato alentador de cara al inicio del campeonato. Analizando los 90 minutos Sensini se puede ir conforme ya que el equipo mostró la consistencia que ahora deberá ratificar cuando se juegue por los puntos.