Viernes 15 de Marzo de 2019

Con este truco podrás eliminar el dolor después de una inyección

Pocas son las personas que hablando de inyecciones digan que no les duelen o no les dan miedo. Para algunos de nosotros puede ser un tema doloroso y una real fobia. Pues aquí te enseñamos un truco para que no te duela.


Pero las inyecciones pueden ser muy dolorosas o no, dependiendo del medicamento y la cantidad que te receten vía intravenosa. Hay a base de líquido, aceite o con mezcla con polvo y aunque a veces el piquete ni se siente, puede arder o causarnos molestia conforme avanza el líquido intramuscular.


Remedios caseros que te podrán ayudar a aliviar el dolor:

Ungüento antiinflamatorio

Si has pasado por una sesión de varias inyecciones, hablemos de más de 5, es probable que el glúteo se encuentre inflamado o amoratado.


Para esto puedes aplicar pomadas o ungüentos que contengan antiinflamatorios, como naproxeno, ibuprofeno, diclofenaco o algo más casero, como la árnica. Aplicala y frota suavemente en la mañana y en la noche, con movimientos circulares para desvanecer el moretón.


Aplica hielo
Si la zona donde te inyectaron se ve inflamada y causa dolor, el hielo ayuda a reducir los síntomas. En una toalla envuelve un par de hielos y aplícalo en la zona de molestia. Al menos espera 15 minutos y repite durante 3 veces en el día.


Compresas de infusión de manzanilla
Prepara tu infusión de manzanilla y deja enfriar, moja una toalla y aplícala sobre la zona de dolor. No necesitas dar masaje, este remedio ayuda a bajar la inflamación y mejorar la circulación en la zona.

Comentarios