SAN JUAN

Colonia

///Por María Alejandra Araya

Estoyaburridoestoyaburridoestoyaburrido. Era lo primero que La vaga escuchaba de cada uno de sus hijos. No hacía ni tres semanas que estaban de vacaciones y La vaga andaba deseando que empezaran las clases.

Entonces, cual deus ex machina, la Gladys le acercó la solución. "Mandalos a la colonia de la Muni". Ella ya lo había inscripto a su bendiniet hace raaato, niiiña. Cuando La vaga fue, ya no había cupo. ¡A preguntar precios, formas de pago y disponibilidad a clubes, centros recreativos y profes particulares!

Frases que se dicen para recomendar colonias empezando por: los pibes están ocupados toda la mañana, 30 segundos a partir de este momento comenzando ya: los pibes están ocupados toda la mañana, yo lo mandé el año pasado a ese lugar, se llenó de piojos, a vos te queda tiempo libre, se ordena el día, así no duermen hasta las doce, vienen con hambre, vienen con sueño, duermen siesta, no están aburridos, aprenden cosas nuevas, hacen amigos, no andan con el celu, hacen vida al aire libre, conectan con la Naturaleza.

La vaga se sentía la social manager de sus hijos. Es necesario que los chicos tengan el tiempo ocupado. ¿Es necesario que los chicos tengan el tiempo ocupado? No se deben aburrir. ¿No se deben aburrir?

La vaga se acordó de su infancia. Un flashback la llevó al fondo de la casa de sus viejos. La medianera de adobe, el duraznero del vecino y ella jugando con piedritas. Sola y feliz.

-¿En cuántas cuotas?

La pregunta de la administrativa la trae al presente.

-En dos.

Contesta La vaga mientras le da la tarjeta para pagar la colonia de Franco y Ezequiel.