San Juan 8 > Ovación

Colón descuenta ante un River que busca ser lídehttp://wp.unosantafe.com.ar/system/workplace/editors/xmlcontent/editor_form.jsp?elementlanguage=en&editortitle=&backlink=%2Findex.html&resource=%2Fcontenidos%2F2013%2F03%2F09%2Fnoticia_0026.html&deletelink=%

River gana 2-1 en el Monumental con goles de David Trezeguet y Leonardo Ponzio en el primer tiempo. Emmanuel Gigliotti acercó en el marcador al "Sabalero" en la segunda parte.

 Embed      
 Embed      
 Embed      

Colón, que todavía no ganó en el Torneo Final aunque viene de conseguir un agónico empate frente a Estudiantes en el Brigadier Estanislao López luego de ir perdiendo por 3-1 a falta de ocho minutos para el cierre del cotejo, visitará a River, que buscará reivindicarse luego de cosechar su primera derrota en el certamen (frente a San Lorenzo por 2-0 en el Nuevo Gasómetro).

Te puede interesar...

El cotejo, perteneciente a la 5ª fecha del Final, arrancará a las 18.10, contará con arbitraje de Diego Abal y transmisión de la TV Pública y Radio La Red 96.7 de Santa Fe.

Mismas necesidades

Colón empató dos cotejos (en la última fecha 3-3 de local ante Estudiantes tras estar abajo por 3-1) y perdió los otros dos compromisos en el marco del Torneo Final (Lanús y Belgrano, en el Sur del Gran Buenos Aires y en Córdoba, respectivamente).

Así, la coyuntura del conjunto Sabalero, que no gana fuera de Santa Fe hace ocho partidos, no es la mejor. Pocos triunfos, una victoria en los últimos ocho compromisos y un promedio de mitad de tabla que no permite derroches pero que tampoco angustia.

Pese a que el equipo no conforma la expectativas de la hinchada, el entrenador Roberto Sensini está trabajando sin apremios aunque, en el resultadismo imperante, la racha con veda de triunfos puede comenzar a perjudicarlo.

Además, el conjunto santafesino viene de quedar eliminado tempranamente de la Copa Argentina, tras perder por 2-1 frente a Platense (equipo que milita en la Primera “B” Metropolitana).

Lo que está claro es el disconformismo del entrenador con el equipo de las pasadas fechas ya que dispondría varias modificaciones con Maximiliano Caire por el suspendido Gerardo Alcoba y Maximiliano Pellegrino por el desgarrado Ronald Raldes en la defensa.

En tanto, en el medio, Adrián Bastía ingresará por Sebastián Prediger, y Carlos Martín Luque hará lo propio por Lucas Mugni, a quien Sensini le dio la titularidad en el cotejo frente a Estudiantes, aunque el enganche Sabalero no pudo recuperar el nivel con el que cerró el 2012.

Por su parte, arriba, Boquita seguirá apostando por Emmanuel Gigiotti y Facundo Curuchet como dupa ofensiva.

Por la recuperación

River figura con nueve puntos, a dos del líder transitorio Godoy Cruz, por lo que de ganar retornará a la cima al menos hasta que Lanús, que tiene 10, reciba a Arsenal mañana, en el cotejo que cerrará la 5ª fecha del campeonato.

Hasta su derrota con San Lorenzo, el Millonario había vivido un feliz verano, con dos clásicos ganados ante Boca, un gran comienzo del Torneo Final con tres triunfos sucesivos y un festivo clima gracias al influjo de Ramón Díaz, quien dotó al Mundo River de un aura ganador.

Pero parece que la proximidad del otoño le quitó brilló al presente riverplatense y todo le salió mal en el Bajo Flores el domingo pasado.

River cayó 2-0, jugando mal y hasta no pudo contar con el Pelado Díaz en el banco de los suplentes al ser expulsado por salir tarde al campo de juego en el comienzo del partido.

Esa expulsión le costará al riojano no estar en el banco ante Colón, verá el cotejo desde un palco, y su hijo Emiliano será quien comande al equipo (lo hizo el fin de semana pasado en el Nuevo Gasómetro), claro está, con la comunicación permanente con su padre vía telefónica.

En una muestra de confianza, el Pelado confirmó la formación que perdió ante San Lorenzo con el argumento de que “es el mismo equipo que le ganó a Boca en el verano y estuvo cinco partidos sin derrotas”.

La confianza del ganador entrenador es para destacar, porque River hizo todo mal ante San Lorenzo: fallas defensivas, escasa presión sobre la salida adversaria, incapacidad para crear juego y, por consiguiente, ineficacia en la cercanía de la valla rival.