San Juan 8 > Iglesia

Choque fatal en Iglesia: el freno de mano estaba activado e investigan que pasó

La conductora tiene prisión domiciliaria y fue llamada a declarar junto al resto de las amigas. Un detalle llamó la atención y esperan varias pericias.

verónica ontiveros.jpg

.

Esta mujer, madre de tres jóvenes y trabajadora de Veladero murió camino a su casa. El trágico siniestro vial ocurrió en RN 150, en el tramo que une a Iglesia con el departamento del Norte. Cerca de las 6 de la mañana, Celina Carrizo (40), manejaba el auto marca Fiat propiedad de otra de las ocupantes del rodado. Por razones que a un se tratan de establecer, Carrizo perdió el control del auto, modelo 2019, y cayó a un barranco.

Leé también: Dolor por Verónica Ontiveros, la mujer que murió en la Ruta 150

Producto del golpe en el techo del rodado, es que Ontiveros (sentada en la parte trasera) fue la más afectada y falleció en el lugar.

“El freno de mano estaba activado”, dijo personal policial de la Comisaría de Iglesia. Esa maniobra llamó la atención y esperan las pericias para saber porque había sido utilizado en una zona de subida. “Cuando se viene a alta velocidad y se activa esta palanca el auto se desestabiliza”, explicaron a sanjuan8.com.

Otra de las pericias que será clave y determinará las causas del siniestro vial serán el dosajes de alcoholemia que se la practicó a la conductora, que se encuentra con prisión domiciliaria.

accidente rodeo.jpg

En cuanto al resto de las ocupantes informaron que tanto Valeria Sosa (40) y Romina Olmos (28), fueron citadas a declarar. Además, aclararon que Paloma Olmos (18), otras de las ocupante se encuentra internada en el hospital Guillermo Rawson con escoriaciones y traumatismos varios, pero su estado no reviste de gravedad.

Dolor en el funeral

Los restos de Laura Verónica Ontiveros fueron velados en el Club de Colola y gran parte de la localidad de Rodeo se acercó a saludar a sus hijos.

Cerca del mediodía del domingo, sus compañeras de fútbol con las manos tomadas fueron parte de la despedida de su compañera, quien jugaba este deporte y era reconocida en el club departamental. Minutos después una multitud de autos llegó hasta el cementerio ubicado en calle Santo Domingo para dar el último adiós.