San Juan 8 > Policiales

Cayó una gavilla de colombianos que asaltó a un hombre en pleno centro

Fue ayer cerca de las dos de la tarde, cuando agentes policiales de la Policía capitalina coordinaron un operativo de persecución y arresto de una gavilla de delincuentes. Fueron atrapados en avenida circunvalación oeste cerca de la casabomba Nº 7, a la altura de Recreo. Se movilizaban en un vehículo negro y fueron atrapados. Fotogalería.

 Embed      
 Embed      

Juan Trento

Te puede interesar...

lectores@unosantafe.com.ar

Ayer, a las 13,40, una gavilla de delincuentes que rompieron un vidrio de un automóvil que estaba estacionado a metros de la intersección de las calles 25 de Mayo y Tucumán, robaron un maletín que contenía dinero y escaparon a bordo de un automóvil Chevrolet modelo Corsa negro hasta calle 1° Junta y giraron a toda velocidad hacia el oeste de la ciudad de Santa Fe.

Los policías lograron sacar a los ladrones a bordo del vehículo hasta la avenida de circunvalación y lograron detenerlos cuando prácticamente estaban llegando a la ciudad de Recreo; luego de apresarlos, recuperaron todo el botín sustraído.

Hombre atento y solidario

Pero un peatón que vio estacionar al propietario del auto y después escuchó la rotura de uno de los vidrios y vio cuando dos delincuentes se subieron a un auto oscuro y escapararon a toda velocidad hacia el sur por calle 25 de Mayo; el hombre sacó su teléfono celular, denunció el suceso y alertó a los policías de 911 sobre la marca del vehículo, su chapa patente con letras y números y finalmente les dijo hacia adonde habían escapado a toda velocidad.

El procedimiento policial

La central policial 911 alertó sobre la ocurrencia del suceso a todos los patrulleros que recorrían la ciudad de Santa Fe, y fue el bautismo de fuego para las nuevas motocicletas de la brigada motorizada que habían sido entregadas durante la mañana; precisamente una de las condiciones que tuvo el operativo policial fue intentar sacar a la gavilla de delincuentes de una manera prolija del interior de la ciudad.

Los riesgos de perseguir

Los oficiales superiores de las agrupaciones operativas de la UR 1° La Capital, coordinaron que el procedimiento policial fuera el de seguir el vehículo de los delincuentes pero sin fricción, ya que estimaron que si tuvieron la audacia de cometer ese robo en el centro de la ciudad, bien podrían estar armados y eso conllevaría la posibilidad de un enfrentamiento en medio de la ciudad con víctimas inocentes caminando o conduciendo cualquier tipo de vehículos.

Un bolido a toda velocidad

Los delincuentes, temerarios hasta la más infinita de las locuras y sin medir las posibles consecuencias nefastas de su accionar, viajaban a mucho más de 100 kilómetros por hora por calle 1° Junta hacia el oeste, y así cruzaron la avenida Freyre en un horario de tránsito vehicular muy congestionado. No pasó nada, y eso también fue un milagro.

Recuperaron lo robado

Pero a esa altura la ciudad estaba completamente cerrada en todos sus puntos de escape, dos vigilantes de la motorizada comunicaron por la frecuencia radioeléctrica policial que el vehículo en cuestión, marca, modelo, color y chapa patente escapa lanzado como un bolido por la avenida de circunvalación oeste, y viajaban hacia el norte.

Entonces varios patrulleros policiales comenzaron a sumarse a la persecución, del comando radioeléctrico y de distintas comisarías 6°, 10°, subcomisaría 12° y 16° de Recreo, hasta que un patrullero de la 5° inspectoría zonal se les atravesó en el camino, y obligaron al conductor a aminorar la marcha y detener el vehículo. Después, los policías se aproximaron lentamente hasta que lograron ponerle las esposas a los tres delincuentes, secuestrarle el maletín del empresario robado, adonde encontraron documentación personal, cheques, llavero, anteojos, binoculares, y tarjetas de crédito, como documentación comercial sobre el giro comercial del negocio del que es propietario.

Ayer por la tarde, el damnificado estuvo en la sede unidades especiales, y le informaron que el juez ordenará en las próximas horas que le entreguen todas sus pertenencias.