POLICIALES

Cayó la "mechera" embarazada que se burlaba de los comerciantes

Deberá cumplir con 30 días de prisión preventiva. Su cómplice también fue imputada.


La mechera embarazada de 37 años que protagonizó un video que se volvió viral por su comportamiento mientras estaba esposada junto a su madre por robar un local de calle Córdoba, frente a la Plaza Pringles, volvió a delinquir, fue imputada y deberá cumplir con 30 días de prisión preventiva.
La joven, que fue identificada como B.G.F., fue imputada por el delito de hurto simple; y su compañera de andanzas, S. A. V. (20), fue acusada por los delitos de hurto simple y amenazas.

La mechera embarazada y su madre se hicieron famosas por el desparpajo con que reconocían sus fechorías en un video grabado con un celular que circuló en las redes sociales, luego de robar un local en el Paseo del Siglo y ser detenidas poco después por personal de la Policía Motorizada en la zona de Roca y Rioja, en Rosario. "Vos laburá y nosotras te robamos, gila", se burla una de las ladronas en la grabación, con empleadas y dueño de locales cercanos. Sin embargo, y más allá de que la detención se viralizó en redes y, por ende, en todos los medios, una de las mujeres, la madre de la señora embarazada que aparece en el video fue noticia algunas horas después debido a que huyó de la comisaría a la que había sido trasladada por robar. Ahora, tras haber sido detenida nuevamente, el fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio, Guillermo Apanowicz, le imputó el hecho ocurrido el pasado 30 de diciembre en la zona de calle San Martín al 5300, cuando la imputada -junto a otra cómplice- ingresaron a un local comercial que funciona como tienda de ropa y robaron siete shorts y se dieron a la fuga. Pero la aprehensión de las mecheras tuvo lugar un día después, cuando volvieron al local con intenciones de volver a robar. Luego de discutir con una empleada que les pidió que se retiraran fueron detenidas por agentes policiales que patrullaban la zona. El juez de Primera Instancia, Rafael Coria, dictó para S.A.V. la libertad con firma semanal en la Oficina de Gestión Judicial y prohibición de acercamiento a las víctimas y al local por el plazo de 60 días. (Fuente: La Capital)