San Juan 8 > Mundo

Benedicto XVI se despidió: "Dios no dejará que la Iglesia se hunda"

En su última audiencia pública, el papa Benedicto XVI aseguró ser "consciente de la gravedad y la novedad" de su renuncia. A partir de mañana, Ratzinger tendrá el título de "Papa emérito" o "Romano Pontífice emérito". Los cardenales que elegirán al nuevo jefe de la Iglesia Católica serán convocados para el 1° de marzo.

El saliente papa anunció que "se dedicará a la oración" y que su intención no es regresar "a la vida privada", en la última audiencia pública de su pontificado.

Te puede interesar...

En una mañana de sol radiante, el Papa mencionó "las aguas agitadas" que marcaron sus ocho años de ejercicio, frente a más de 100.000 fieles católicos que asistieron a su histórica renuncia.

"Dios no dejará que la Iglesia se hunda", aseguró Benedicto XVI mientras era ovacionado por la muchedumbre. "Estoy realmente emocionado y veo una Iglesia viva", confió.

El papa Benedicto XVI pidió a los países latinoamericanos y a España orar por los cardenales que deberán elegir a su sucesor.

"Os suplico que os acordéis de mí en vuestra oración y que sigáis pidiendo por los señores cardenales, llamados a la delicada tarea de elegir a un nuevo sucesor en la Cátedra del apóstol Pedro", dijo en español al dirigirse a la multitud de peregrinos de todo el mundo, entre ellos, numerosos latinoamericanos y españoles, que acudieron a la bendición.

La ciudad de Roma, de la que es obispo, se ha volcado con el pontífice y todas las parroquias estuvieron presentes en la plaza vaticana. También asistieron numerosos cardenales venidos ya para el próximo cónclave, arzobispos, obispos y cientos de sacerdotes.