San Juan 8 > Ovación

Básquet: Unión ganó en Entre Ríos en un duelo clave por el ascenso al TNA

En un partido interminable, con tres suplementarios de por medio, Unión le ganó un duelo clave a Regatas (CdU) por 123-112 y empató la final de la Región Norte del TF.  

Leandro Buttarazzi

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

Por el 2º playoffs de la final de la Región Norte del Torneo Federal, Unión (1) venció a Regatas de Concepción del Uruguay (1) por 123-112, en el Juan José Garro, e igualó la serie.

El arranque fue parejo, donde el local enfocó su ataque en la pintura y el Tate tuvo el buen aporte de Tettamanti para el palo por palo. Así y todo, a medida que fueron pasando los minutos el juego fue entrenando en un desconcierto y Unión por momentos se desdibujó, al punto tal de carecer de rebotes, ya sea en tablero propio como rival. Pero por impericias propias, los entrerrianos no pudieron aprovecharlo y todo entró en la paridad. Hasta que apareció el utilitario Re para que el Tate se ponga arriba por primera vez en la noche (13 a 9, a los 2’49). Tras el minuto solicitado por Torre, Regatas salió de la sequía con un doble clave de Baeza y un bombazo de Mariani para darlo vuelta. Revitalizado, nuevamente Baeza, que ya hacía estragos como manija, se cargó el equipo al hombre para tomar distancia. Pero cuando se morían los primeros 10’, García la mandó a guardar desde Saturno para estampar el empate en 18.

En el amanecer del segundo, Cabré se hizo presente con una corrida y puso arriba al Rojiblanco 24-21. Tras cartón, Sieiro se salió de la vaina y castigó tras el arco. Luego, el elenco de Siemienczuk despilfarró varias opciones y Baeza se mandó un golazo para descontar. Encima, Varela no quiso ser menos y acercó otro triple para que los uruguayenses acorten la distancia en el lumínico (29-26). Así y todo, en una acción individual, Memo Rodríguez salió de la malaria para estremecer las redes desde los 6,75 y estirar la brecha. Y al parecer, Cosolito (5) se contagió y también golpeó a distancia sobre el cierre para sacar la máxima (35-28). Varela y Wall fueron a la línea para no ceder más terreno, pero no pudieron evitar que Unión se quede con el acto inaugural por 37-33.

Con dientes apretados

El tercer peldaño arrancó con la misma intensidad, pero un parcial de 4 -0 de Regatas empató el juego. Pero se durmió y dejaron solo a Rodríguez que respondió a la brasileña para mantener el comando en el tanteador. Promediando el segmento, ambos fueron intensificado el ataque, con errores y virtudes compartidas. En una de sus clásicas fajas, Fernando Re sacó a pasear a Varela en la pintura y, en lo que fue la mejor maniobra, la dejó en bandeja. Poco a poco el duelo entró en un clima tenso, con protestas continuas a los árbitros y faltas técnicas, factor que le dio dramatismo al trámite. Mariani se transformó en la carta de gol y le permitió a local quedar abajo sólo por tres (48 a 45). Pero en los momentos más complicados Unión saca a relucir lo más granado de su repertorio y, rotando la bola, siendo inteligente, dejó el placard con la máxima distancia de 58-48.

El corazón de la mano

En la parte final, Locket comenzó a erosionar bajo el cristal con sus 2,02 metros. El quinteto de Torre no se achicó y, entonado por su gente, hizo desaparecer la distancia de 10 y quedó rápidamente a cuatro (60-56). Llegaron empatados al cierre, pero dos libres de García dejó arriba a Unión con 15” por jugar, pero en la contra, Mariani mandó el juego a suplementario (iguales en 79). La prórroga fue un suplicio, el Rojiblanco lo ganaba bien, pero perdió injerencia e, intempestivamente, con la expulsión de Rodríguez, el cause cambió y Regatas revirtió el trámite (85-83), con todo a su favor. Cosolito se metió en tierra de gigantes y un robo de Sieiro, que derivó en falta, dejó a la vista al frente 87-86, como si fuera una película. Cuando se consumían los segundos restantes, Baez ganó un doble bonificado y Wall fue a la línea para ganarlo, pero lo erró y todo quedó en tablas (92) para otro suplementario.

Ya sin piernas y con los nervios de punta, ambos salieron a dar el último aliento, pero cuando Unión lo tenía ganado, un triple de Madera en el ocaso puso el 103 iguales para otros 5’. Y allí fue donde Unión le tiró la chapa encima para quedarse con un maratónico duelo por 123-112 y las chances de lograr el ascenso en casa.