San Juan 8 > Información General

“Arruinaron mi casa, otra vez, con las leyendas de siempre”

Pese a las pintadas en el frente del domicilio de la Queca Kofman, la madre de Plaza de Mayo ratificó que lejos de abatirla, luchará hasta el último día.

A 36 años del comienzo de la lucha inclaudicable de las Madres de Plaza de Mayo, desconocidos pintaron leyendas agraviantes en el frente de la casa de la santafesina Queca Kofman. A sus 89 años, más entera que nunca, Celina reiteró que su lucha por la memoria, la verdad y la justicia continuará hasta el último día de su vida.

Te puede interesar...

“Como siempre en la sombra –porque sucedió en horas de la madrugada– esas figuras nostálgicas de la muerte, me «pintaron» la casa con las leyendas de siempre. No es casualidad, sino causalidad. La verdad es que estamos cansadas de tanta impunidad porque desde hace años, de alguna forma u otra, estamos perseguidas, sin que se puedan encontrar nunca a los autores de estas acciones”, expresó la Queca Kofman en Diálogo con Diario UNO.

Cabe recordar que un 30 de abril, 36 años atrás, las madres realizaron la primera ronda en la Plaza de Mayo reclamando por la desaparición de sus hijos en manos del aparato represivo del terrorismo de Estado.

“Dije figuras nostálgicas de la muerte –añadió Celina– porque se trata del mismo proceso de quienes secuestraban a nuestros hijos en aquella época. La casa la encontramos pintada a las 7 de la mañana del martes 30 de abril con la leyenda «Viejas chorras de la plaza», y con imágenes de nuestro pañuelo con el signo pesos”.

Consultada sobre cómo había tomado esta acción, Kofman explicó: “A mis 89 años quisieron parar mi lucha y la de otras madres pero quiero que sepan que seguiremos con más fuerza que nunca. No lograrán abatirme porque estoy más firme que nunca y seguiré la lucha hasta el último día de mi vida por memoria, verdad y justicia. Las madres no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos, exigimos”.

Por último la santafesina destacó todo el apoyo recibido de sus compañeros de lucha y de todo el pueblo de Santa Fe. “Me sentí muy acompañada y reconfortada, los vecinos también fueron muy solidarios”, recordó.