San Juan 8 > Ovación

Apela a la fórmula del éxito

Luego del partido ante Quilmes, Pablo Morant dijo que deben volver a las bases, por lo cual se especula con un sistema 4-4-2. En ese caso, podrían ingresar Ricardo Gómez o Martín Luque para jugar por izquierda.

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

La derrota frente a Quilmes hizo repensar a Pablo Morant acerca de la manera de encarar los partidos, en la semana el entrenador sabalero había expresado públicamente que era de observar y mucho a los rivales, dado que era poco el tiempo de trabajo que tenía con el plantel y en consecuencia se debía adaptar a esa situación y planificar los encuentros de acuerdo al equipo que tenía enfrente.

En el debut ante Tigre puso en cancha una formación ofensiva, un esquema 4-2-1-3, con dos volantes de contención (Sebastián Prediger y Hernán Bernardello), un enganche (Lucas Mugni) y tres delanteros (Facundo Curuchet, Martín Luque y Emmanuel Gigliotti).

Pese al triunfo, al partido siguiente cuando jugó frente a Newell’s en Rosario, incluyó a Gabriel Graciani en lugar de Mugni, y el equipo se paró con un tradicional 4-4-2. Fue victoria por 2-1 y en esa oportunidad Colón fue un elenco sólido al que el rival le generó muy poco en ataque. En consecuencia el entrenador sabalero siguió apostando por ese sistema táctico y al partido siguiente venció como local a Vélez 2-1. El último encuentro con el que iba a jugar de esta manera fue con Racing en calidad de visitante cuando igualó 1-1.

En ese lapso el conjunto rojinegro había sumado tres victorias y un empate, pero el déficit que evidenciaba era la escasa tenencia del balón, ya que en esos partidos el rival era quien manejaba la pelota casi a voluntad. No obstante los protagonistas se encargaban de aclarar que se trataba de una estrategia planificada por el cuerpo técnico que contaba con el aval de los jugadores.

Sin embargo en la semana previa al choque con Arsenal, Morant en la práctica de fútbol hizo ingresar a Iván Moreno y Fabianesi quien venía de marcar el gol del empate frente a la Academia. El que dejaba su lugar en el equipo era Martín Luque quien desde la llegada del nuevo técnico había jugado siempre desde el arranque.

En los días posteriores, Luque sufrió una pubalgia, que lo marginó del juego ante los del Viaducto, pero está claro que la decisión ya estaba tomada y más allá de la lesión sufrida por el cordobés, el Torero iba a estar desde el arranque ya que la idea era tener mayor volumen de juego.

Por consistencia, y teniendo en cuenta el rival que tenía enfrente, Colón jugó el mejor partido de la era Morant ganando por 1-0 con cierta comodidad, además para ratificar la conformidad del entrenador, al partido siguiente el Flaco repitió la formación por primera vez para visitar a Godoy Cruz.

Pero ese encuentro, comenzó a marcar un quiebre en el rendimiento del equipo, que decayó notablemente a partir del primer gol del Tomba, tras un grosero error de Ronald Raldes, para luego caer goleado (3-0) sin respuestas futbolísticas. Pese al traspié, el técnico mantuvo la disposición táctica para recibir al Cervecero, pero los 90 minutos cambiaron radicalmente el panorama y por ello esta semana se prevé que Morant meta mano en la mitad de la cancha.

Si finalmente el entrenador lleva a cabo la idea de volver a las bases como expresó, para visitar la Bombonera, habría que pensar en un 4-4-2, y allí la incógnita sería determinar quien es el carrilero por izquierda. Por características, la primera alternativa sería la de Ricardo Gómez quien ingresó en los últimos dos encuentros, en reemplazo de Prediger.

El volante tucumano, sufrió una fractura en el comienzo del año y por ese motivo recién comenzó a ser tenido en cuenta en las últimas semanas. Es una de las posibilidades, la otra sería la que ya utilizó como el caso de Luque quien fue titular tres partidos en esa posición (Newell’s, Vélez y Racing).

De todas maneras, recordemos que Luque viene de sufrir una pubalgia y la última vez que jugó fue el viernes 19 de abril en la igualdad como visitante frente a Racing, por lo cual es una situación para analizar detenidamente. Otra de las alternativas es la de Facundo Callejo quien se desempeña como volante por izquierda en el equipo de Reserva y que en los últimos partidos ocupó un lugar en el banco de relevos. Sin embargo en la práctica de ayer, entrenó con el plantel que dirige Ricardo Johansen lo que le quita chances de poder jugar el sábado frente a Boca.