Comscore

POLICIALES

Al igual que Alejandra Ríos, la madre del nene golpeado por su papá intentó engañar a los médicos

La mujer de apellido Oviedo llegó con su hijo herido al hospital y lo primero que dijo fue que se había caído de la bicicleta, años atrás la madre de Camila argumentaba que su hija se había caído del caballo. Vecinos de la familia del pequeño dicen que la madre era víctima de violencia de género, mientras que la defensa de la mamá del milagro del Cura Brochero también argumentó lo mismo.

Dos casos con algunas similitudes que desnudan la dura realidad que viven los niños víctimas de violencia física por parte de sus padres y son lamentablemente las madres que por miedo, despreocupación o negligencia no cuentan lo que verdaderamente padecen sus pequeños. El caso del pequeño de Rawson que sufrió desprendimiento de vejiga por un fuerte golpe propinado por su papá recuerda a Camila Brusotti, la nena que fue agredida y estuvo al borde la muerte a causa de una paliza que le propinó su padrastro. La mamá del niño rawsino, según fuentes de Niñez y Adolescencia, cuando ingresó al nosocomio dijo que se había caído de una bicicleta. Con el correr de las horas esta versión fue perdiendo peso, primero porque los médicos rápidamente advirtieron de qué se trataba y segundo porque la propia madre comenzó a cambiar la versión. Años atrás, Alejandra Ríos, ingresó con Camila casi inmovilizada a una clínica privada y ante los cuestionamientos médicos dijo que la niña se había caído de un caballo. La versión del accidente doméstico quedó sin efecto de inmediato y los mismos profesionales dieron aviso a las autoridades correspondientes. En ambos casos el compromiso de los médicos fue fundamental para realizar la denuncia y así detener a los agresores. En el caso del nene Oviedo fue su propio padre el acusado y en el caso de la nena del milagro, la pareja de su madre. Otra coincidencia entre ambos hechos es que ambas mujeres argumentaron su actitud diciendo que eran víctimas de violencia de género. En el caso de la madre de la criatura que aún se encuentra internada en el hospital de Niños Juan Carlos Navarro, fueron sus propios vecinos que dijeron que ella era víctima de violencia sexista. Los allegados expresaron que en una ocasión la chica intentó pedir ayuda y el agresor, Ramírez, la metió a la fuerza a su casa. Alejandra Ríos y su defensa contaron en el juicio, que se realizó hace un año atrás, que era obligada a mantener relaciones sexuales con Pedro Oris y que horas antes de la golpiza había sido asfixiada. Esta mujer fue condenada por Abandono de persona agravado por el vínculo y coautora de las lesiones de la niña. Recibió 6 años de prisión y días atrás revieron el fallo y le duplicaron la condena a 10 años. En el caso del nene de Rawson interviene el Cuarto Juzgado de Instrucción y hasta el momento no hay mayores novedades.