San Juan 8 > Información General

Adicciones: “El Estado aún no está a la altura de las demandas de los afectados”

Para el diputado nacional Fabián Peralta (FPCyS), “hay que modificar, interrelacionar y potenciar estructuras”.

Mariano Ruiz Clausen

Diario UNO de Santa Fe

Te puede interesar...

El diputado nacional por Santa Fe, Fabián Peralta (GEN-FPCyS), desde que asumió su primer mandato como tal en 2007, “se ocupó de la problemática de las adicciones y del narcotráfico”, sostuvo en un comunicado, luego de que le presentara al gobernador Antonio Bonfatti un Plan Provincial para Abordar las Adicciones.

En lo sustancial, consideró e informó que “ante la demanda creciente de toda la población y las situaciones de consumo que se manifiestan en distintos ámbitos y sectores de la sociedad, y con la experiencia del trabajo realizado durante años de gestión, elaboré, junto a mi equipo, un proyecto para abordar la situación en la provincia de un modo integral”.

Más precisamente, y siempre según el comunicado, se trata de un “Plan Provincial de Prevención y Asistencia en Consumos Problemáticos y Comportamientos Adictivos que dejó a disposición (del primer mandatario), a los efectos de que se discuta y se aplique”.

El mismo “fue elaborado en base a tres ejes: prevención, asistencia e investigación. A los que se suma un eje transversal que es el de la comunicación. En reuniones con ciudadanos en la provincia recibimos reclamos de distinto tipo que tienen que ver con que no cuentan con respuestas acordes del Estado, no conocen políticas preventivas duraderas y efectivas y, mucho menos, encuentran alternativas en lo que respecta a la asistencia”, aseguró el legislador en el parte mencionado.

Alternativas

Ya en diálogo con Diario UNO, Peralta explicó, en extenso, los alcances del proyecto y propuso una mirada crítica aunque constructiva sobre la problemática.

—¿Qué dispositivos concretos de contención y tratamiento contempla este plan para personas que ya sufren adicciones y están en una situación compleja?

—El principal concepto que se transmite es el del trabajo interdisciplinario. Entendemos que la asistencia debe ser sostenida por el sistema público de salud y que las ONG deben complementarlo, hoy es a la inversa. En este sentido, entre lo que proponemos podemos mencionar la creación de un Centro de Atención Especializado en Adicciones, un teléfono gratuito provincial y un Servicio de Atención Móvil.

—¿Cómo evalúa la acción del Estado en todos los niveles en referencia a la temática?

—Hoy el Estado como un todo (municipio, provincia y Nación) no está a la altura de las necesidades y de las demandas. Nosotros recorremos permanentemente las ciudades de Santa Fe y el mayor reclamo proviene de los docentes que dicen no saber qué hacer ante un caso de consumo abusivo o comportamiento adictivo. En la provincia existen estructuras que a mi juicio deben modificarse, interrelacionarse y potenciarse. También resulta vital que el Poder Ejecutivo nacional reglamente la ley nacional de salud mental que origina otro paradigma y por ende otro accionar. La realidad indica que hoy pagamos, en términos sociales, el repliegue del Estado que se produjo en la década del 90 y que alcanzó también las obligaciones del mismo en salud.

—¿Cómo se reduce la “demanda de sustancias”, tal como propone? ¿Cuál es la “receta”?

—No podemos hablar de recetas. Nosotros pensamos que hay que publicitar modos de vida saludables. Cambiar conductas de los adultos para que los adolescentes las vean. Por ejemplo, hay un problema serio con los fármacos que se venden sin prescripción medica, naturalizando lo que no debe ser natural, o las propagandas de medicamentos, eso es muy nocivo y es necesario que lo tengamos en cuenta a la hora de trabajar en el plano de la prevención. No creemos en las campañas basadas en el eslogan; por el contrario, estamos convencidos de que una persona que hace deportes, que se inclina por una actividad cultural, que respeta su cuerpo, seguramente tiene muchas menos posibilidades de generar un comportamiento adictivo. Claro que para esto el Estado debe estar presente garantizando el acceso a la recreación, la salud y la educación, porque de nada sirve incentivar la práctica de un deporte si después no hay dónde hacerlo. El desafío de todos como sociedad es reducir la demanda, no alcanza con tener políticas que busquen reducir la oferta, eso ya quedó muy claro.

—¿Cree que la despenalización ayudaría en ese sentido? ¿Pondría, por otra parte, en riesgo ciertas cajas con las que sectores de poder –estructuralmente corruptos– y de toda índole, se sostienen y reproducen?

—Es muy interesante seguir de cerca lo que pase en Uruguay. Está claro que los primeros en oponerse a la legalización del comercio son los narcotraficantes, pero el Estado debe actuar responsablemente. En Argentina todavía no hemos podido despenalizar la tenencia para el consumo personal. Creo que está claro que un consumidor tiene un problema sanitario y no penal, sin embargo, no se ha podido avanzar en este sentido. Todas las ideas deben debatirse ya que las que han prosperado hasta hoy no han resuelto el problema, por el contrario el consumo no ha parado de incrementarse y no hablo solamente de las sustancias ilícitas, sino también de las legales o de las adicciones en las que no intermedia una sustancia como la ludopatía o juego patológico.

Las vidas que se pierden

—¿Qué vínculo puede establecer entre narcotráfico y crimen en el país?

—El narcotráfico es un problema mundial y está claro que decisiones que se toman en otros países afectan al nuestro. Por ejemplo, el Plan Colombia, produjo una reconfiguración de las rutas de la cocaína y es ahí donde nuestro país cumple otro rol y empezamos a tener problemas que antes no teníamos. No obstante de las políticas que tome cada Estado dependerá que el crimen organizado se desarrolle con mayor o menor intensidad, que encuentre más o menos facilidades para su accionar. No es lo mismo tener el espacio aéreo radarizado que no tenerlo, no es igual fiscalizar los precursores químicos eficientemente que no hacerlo, de eso no hay dudas.

“Repensar la Sedronar”

Para Peralta, la Sedronar es un modelo que se impuso en América latina en la década del 90 y que pretendía ser una supersecretaría que todo lo podía.

“El resultado está a la vista –consideró–. La gestión Granero (7 años) fue una catástrofe en todo sentido; ha aumentado el consumo, la producción y el tráfico. Después de eso vino Bielsa que estuvo 14 meses con una visión opuesta a Granero, y ahora no hay designación hace 45 días. Este solo dato grafica la importancia que se le da desde el PEN. Por si fuera poco eso, solamente me basta decir que el presupuesto 2013 de la Sedronar es de 103 millones, de los cuales la mitad se va en gastos operativos”.

—¿Qué rol imagina para esta secretaría, entonces?

—Es momento de rediscutirlo y de acercarnos al mismo modelo que proponemos en Santa Fe, es decir, un espacio interdisciplinario y de mucho trabajo en conjunto entre salud, acción social, deportes, cultura, trabajo, justicia, entre otros.

—¿Cuáles son los consumos más prevalentes en la provincia?

—Según una encuesta de 2011 hecha a intendentes, para el 80,2 por ciento la sustancia que más problemas genera es el alcohol, seguido por la marihuana (6,9%), el tabaco (5,9%), la cocaína (2%) y, por último, los psicofármacos (1%).