A un click
Martes 15 de Octubre de 2019

WhatsApp suspendió miles de cuentas debido a una peligrosa moda

Algunos dicen que la moda empezó en Chile y otros que fue en Europa. Lo cierto es que se viralizó rápidamente, a través de las fronteras. Grupos de jóvenes empezaron a aceptar el desafío de cambiar los nombres de sus cuentas de WhatsApp por otros un tanto más provocadores, como child porn. La consecuencia inmediata fue que Facebook (propietaria de la compañía de mensajes instantáneos) comenzó a bloquearlos.


Desde entonces, miles de jóvenes empezaron a recibir el siguiente mensaje: "Tu numero está suspendido en WhatsApp. Por favor contacta al equipo de soporte técnico para recibir más asistencia".


Como es de prever, superar el desafío de llamar al soporte técnico y tener éxito con el reclamo es una misión casi imposible. En consecuencia, los sancionados, casi todos adolescentes millennials, entran en un estado de pánico al quedar imposibilitados de seguir hablando con sus contactos/amigos, al menos desde el mismo número telefónico.


La moda, y también sus consecuencias, llegó finalmente a la Argentina. Sobre todo en la Capital Federal, WhatsApp ya decidió bloquear cientos de cuentas.


Juan Pablo es alumno de un colegio industrial de la Ciudad de Buenos Aires. Su madre relata: "El otro día llegué a casa y me dijo que le tenía que comprar un chip de teléfono nuevo, porque el suyo estaba bloqueado. Le pregunté, preocupada, que pasó. Y me contó que, para hacer una broma, alguien le puso como título al grupo de chat algo vinculado con la pedofilia".


Este joven contactó a la compañía y le aclararon a través de un mensaje breve que ese tipo de "prácticas" no estaban permitidas. "Cuando él quiso volver a preguntar, no recibió más respuesta".


"Luego -relata esta madre- comprobamos que el nombre del grupo era 'child porn'".


Casos similares se registraron en otras partes del mundo, como en España, donde se bloqueó masivamente el uso a miembros de un grupo relacionado con una discoteca, que utilizaba la herramienta para relaciones públicas. En ese país se ha bloqueado un promedio de 250.00 cuentas cada mes, en lo que va de 2019.


La empresa reconoció lo que está pasando y explica que sus políticas de confidencialidad y seguridad son muy estrictas. "Tolerancia cero", describen.


El nombre de los usuarios y de los grupos, como así también las imágenes de portadas, están entre los datos más controlados por WhatsApp. De mismo modo pasa con el uso que hace la gente de la aplicación, ante prácticas restringidas como el envío de mensajes masivos. Pero no sucede lo mismo con los contenidos, ya que éstos están cifrados de extremo a extremo.


Esto implica que la compañía no accede a lo que se habla entre dos usuarios particulares o en un grupo, pero sí puede acceder a información sobre tráfico de mensajes.


La información con la que cuenta la compañía está más vinculada con el comportamiento de los usuarios que con el contenido de los mensajes, según afirman.


Por otra parte, los controles se reforzaron luego de los problemas que Facebook tuvo en varios países por el uso de datos particulares con fines de influencia electoral.


Los especialistas, por sobre todas las cosas, recomiendan que los padres presten mucha atención a lo que los jóvenes hacen con sus teléfonos celulares y que prediquen entre ellos el uso responsable de las comunicaciones de este tipo.

Comentarios