A un click
Viernes 03 de Agosto de 2018

Video: Madre e hija aseguran estar poseídas por el demonio

Fue grabada hablando en una lengua extraña. El hecho ocurrió en Salta

"Estábamos poseídas" aseguró la madre de la adolescente de 14 años grabada en Salta cuando hablaba en un lenguaje extraño invocando al demonio.

"Todavía no sabemos cómo pasó esto pero algo nos entró a mi hija y a mí. Gracias a Dios, al pastor Carlos y a la pastora Livis, de la iglesia Evangélica, estamos bien, porque nos ayudaron y nos libraron de ese mal", relató la mujer de 38 años, madre de siete hijos, que actualmente vive con su familia en el centro de San José de Metán.

"Lo que vivimos es terrible y mi marido tuvo que luchar y soportar todo esto. Vivió un calvario muy feo cuando estuvimos en el hospital", dijo al diario El Tribuno.

Embed

Los miembros de la familia comentaron también que en su casa pasaron cosas extrañas. Por ejemplo, un día los perros volaban por el aire, como si un hombre invisible los alzara y los arrojara con fuerza al piso, pero jamás vieron a nadie.

"Yo sentía que tenía algo en el vientre, pero no estaba embarazada ni nada. Lo que pasó fue que yo ofrecí mi cuerpo para salvar a mi hija, y así fue que esa criatura tomó posesión de mi persona", dijo la mujer.
También dijeron que la adolescente, que es de estatura baja y delgada, tenía una fuerza sobrenatural y que golpeó y levantó a la actual pareja de su madre, quien vivió una verdadera odisea y se está recuperando del duro trance.

"Yo lo que recuerdo es que en esos ataques hablaba lo mismo que mi hija en ese idioma extraño que nos dijeron que puede ser arameo, pero se interpretaron cosas muy raras. Sabemos que llamábamos al demonio, pero lo hacíamos de manera inconsciente. Ojalá nunca volvamos a pasar por eso", destacó.

La madre de la adolescente dijo que sentían muchos poderes y una gran fuerza. "En la panza yo sentía que tenía una criatura, pero no estaba embarazada y a mi hija le pasó lo mismo. Estábamos poseídas".

"Se dijo de todo de nuestra familia, pero quiero aclarar que nosotros no estamos con la magia negra, tampoco con curanderos ni ninguna cosa rara de esas. Todavía no nos explicamos cómo nos pasó esto porque nosotros creemos en Dios, somos católicos, personas buenas y nunca le hicimos mal a nadie", remarcó.

"Primero la tomó a mi nena y luego yo entregué mi cuerpo para salvarla y me entró a mí, porque yo soy capaz de dar mi vida por ella", indicó.

"Por suerte en la Iglesia Manantial de Vida nos abrieron las puertas, encontramos la paz, nos ayudaron muchísimo, porque oraron entre todo el grupo para salvarnos de esto. Se que hay otra gente que tiene este problema, y yo les digo que no se oculten, que no tengan miedo y pidan ayuda. Con mi familia, gracias al pastor y a la pastora, ahora estamos bien", concluyó la ama de casa.