A un click
Sábado 17 de Agosto de 2019

Una mujer policía dejó su trabajo para ser exorcista y fue poseída por una prostituta

Una mujer de 36 años renunció a su empleo como oficial para dedicarse a su "don sobrenatural". Además, confesó que podía saber cuándo un delincuente iba a volver a cometer un delito.

Una policía inglesa abandonó su trabajo para volverse exorcista. Apodada como "Silver Wolf", ahora trabaja exorcizando a las personas por un valor de hasta 750 libras la sesión.

Si bien tener "este don" le permitió a la mujer de 36 años ganar una fortuna por sus servicios, esta actividad implica muchos riesgos. La ex agente confesó que tiempo atrás sufrió un encuentro supernatural y fue poseída por todo tipo de espíritus, "incluido el de una prostituta muerta".

Silver siempre estuvo conectada con el mundo paranormal. Ella supone que heredó este "don" de su madre, quien también tenía poderes psíquicos. Cuando su mamá falleció, Silver dejó por un largo tiempo esta etapa en su vida, pero "a los 26 años, todo comenzó de nuevo".

Este "poder" volvió a manifestarse cuando fue oficial de libertad condicional, a los 20 años. "Podía sentir cuándo los delincuentes volverían a cometer delitos, fue muy estresante", sostuvo la ex policía. Y agregó: "Fue difícil, porque sabía cuando alguien estaba a punto de cometer un nuevo delito antes de que lo hicieran. Yo sabía cuándo alguien planeaba salir y cometer una violación".

Una policía inglesa abandonó su trabajo para volverse exorcista. Apodada como "Silver Wolf", ahora trabaja exorcizando a las personas por un valor de hasta 750 libras la sesión.

Si bien tener "este don" le permitió a la mujer de 36 años ganar una fortuna por sus servicios, esta actividad implica muchos riesgos. La ex agente confesó que tiempo atrás sufrió un encuentro supernatural y fue poseída por todo tipo de espíritus, "incluido el de una prostituta muerta".

Silver siempre estuvo conectada con el mundo paranormal. Ella supone que heredó este "don" de su madre, quien también tenía poderes psíquicos. Cuando su mamá falleció, Silver dejó por un largo tiempo esta etapa en su vida, pero "a los 26 años, todo comenzó de nuevo".

Este "poder" volvió a manifestarse cuando fue oficial de libertad condicional, a los 20 años. "Podía sentir cuándo los delincuentes volverían a cometer delitos, fue muy estresante", sostuvo la ex policía. Y agregó: "Fue difícil, porque sabía cuando alguien estaba a punto de cometer un nuevo delito antes de que lo hicieran. Yo sabía cuándo alguien planeaba salir y cometer una violación".

Comentarios