A un click
Lunes 27 de Agosto de 2018

Una médium aclara qué sucede en el Más Allá

Nacida en Montreal, Canadá, en el seno de una familia judía ultra ortodoxa y de origen polaco, cuando Marilyn Rossner tenía sólo cuatro años le relató a sus padres una cosa impactante. La pequeña, sin comprender los alcances de lo que estaba relatando, les describió el aspecto de varios familiares que habían sido asesinados en las cámaras de gas de los campos de concentración nazis, a quienes -por supuesto- jamás había visto en su vida.

Sus progenitores, estupefactos, recurrieron a un rabino, quien, tras conversar largamente con la niña, consideró que Marilyn tenía una evidente capacidad de ver espíritus, fechas y colores alrededor de las personas, un don que, a su juicio, merecía un cuidado especial. "Empecé a ver a los espíritus de mis propios familiares cuando era muy pequeña y me parecía algo natural. Es un don –no un 'poder'– que todos tenemos, aunque no seamos conscientes de ello. Todas las personas tienen la habilidad de comunicarse con el mundo espiritual y redescubrir su propia potencia interior, pero merma a medida que resulta reprimida por el entorno sociocultural. Esto explicaría por qué los niños hablan con supuestos "amigos invisibles", o demuestran interacción con cosas que un adulto no puede registrar", explica Rossner.

Hoy, entre los círculos esotéricos mundiales, Marilyn Rossner, profesora de educación especial en la Universidad de Vanner en Montreal, Canadá, y especialista en psicoterapia infantil y psicología de la conducta, es la médium más famosa del mundo y brinda conferencias en distintas partes del planeta, a pesar de las inevitables críticas de los escépticos que afirman que ella es un fraude.

Se cuenta que el mismo cineasta Steven Spielberg, cuando ejerció de productor de la célebre película "Poltergeist: Juegos diabólicos" (1982), se basó en ella para el personaje de la vidente Tangina Barrons que aparece en esa cinta, aunque la doctora Ressner siempre trata de evitar que sigan relacionándola con esta clásica película de terror. "Le deseo todo lo mejor al señor Spielberg, pero la película no me gustó. He ido al cine cuatro veces en mi vida y una de ellas fue para ver la película "Ghost" (1990) que, en mi opinión, es la única en la que se da un tratamiento muy acertado a lo que ocurre cuando se contacta con un espíritu".

Marilyn Rossner relata que, a los 9 años, descubrió que como médium, además de contactar espíritus, podía ver sucesos del futuro y cosas potencialmente peligrosas para las personas. "A esa edad tuve una visión de que mi prima iba a caerse de las escaleras. Le dije a mi padre y a mi tía que arreglaran la barandilla, pero no me hicieron caso. Mi prima se cayó y casi se rompió la espalda. Tiene joroba desde entonces. Tengo muchos ejemplos como ése, de gente que no sigue mis consejos y 20 años después viene para decirme que les gustaría haberme hecho caso".

En 1977 Marilyn Rossner hizo uno de sus vaticinios más famosos, cuando predijo un accidente entre dos aviones en el aeropuerto "Los Rodeos" de las islas Canarias, donde fallecieron 583 personas. Además, vaticinó el tsunami de Japón, los escándalos sexuales de la Iglesia Católica, la revolución árabe y la caída de siete regímenes políticos, entre otros hechos.

"Además de esos sucesos, pude ver otras cosas sobre mi propio futuro. Se me pudo manifestar que me iba a casar con John Rossner, un cura anglicano, y que él iba a morir antes que yo. También se me manifestó que yo no iba a tener hijos, porque iba a dedicar gran parte de mi vida a atender y ayudar a niños con minusvalías psíquicas y físicas. Una de las visiones que tuve de niña fue la del maestro indio Sivananda, uno de los grandes maestros espirituales de la India, diciéndome "has venido a la tierra a enseñar y ayudar a los niños". Por eso estudié educación especial y mi marido y yo fundamos en África un centro para niños con minusvalías terribles y enfermos terminales abandonados", relata la célebre médium.

Y agrega que "en ese ámbito tuve la suerte de trabajar con la Madre Teresa de Calcuta rescatando niños de los cubos de basura en la India. También trabajé dos años en la antigua Unión Soviética con programas para salvar a niños que habían abandonado para morir. Recuerdo que una vez estaba con una monja y llegó el Santo Padre Juan Pablo II a bendecirnos por nuestro trabajo. Me puso la mano en la frente y me dijo "Dios está contigo". En ese momento vi una gran luz. Su recuerdo todavía me llena de amor".

Según relata la misma Marylin Rossner, a medida que fue creciendo, se convenció de que, como médium, había venido al mundo con una misión y una responsabilidad: "Una médium es una persona que trae mensajes de aquellos que están al otro lado y quieren decirnos que siguen vivos. En mi caso, veo determinadas cosas alrededor de personas: colores, fechas y espíritus. Cuando alguien va a morir siento que su cuerpo astral está preparado para abandonar el físico, y a veces siento, veo u oigo que alguien quiere hablar, así que me ofrezco como intermediaria. Entro en trance y el espíritu se comunica a través de mí. Es el mejor regalo que Dios podría haberme dado porque estamos en la Tierra muy poco tiempo y realmente necesitamos saber la verdad. Me siento bendecida por tener este don".

Marilyn Rossner, consultada sobre cuál es su religión, afirma que se considera una "judía que aceptó a Jesucristo", ya que cuando niña tuvo una visión de un grupo de niños de distintas etnias que le cantaban "Jesucristo es nuestro señor", un hecho que la marcaría para siempre. "Yo creo mucho en Dios, en Jesús, en la Virgen María, en el mundo espiritual, en los ángeles, en los santos... ¡Muchísimo!, pero realmente no encuentro diferencias entre culturas, etnias o religiones".

"La muerte es la gran incomprendida"

Marilyn Rossner, según ha dejado entrever en numerosas entrevistas, considera que su principal misión como psíquica y médium es ayudar a desterrar el miedo ancestral que los seres humanos sienten hacia la muerte, así como ayudar a comprender la fascinación que sienten sobre el Más Allá.

"Lo más importante es entender que seguimos viviendo después de ese cambio que se llama muerte. Para los espíritus es muy reconfortante comunicarse con nosotros, porque ellos quieren que los que estamos aquí en la tierra sepamos que no están muertos y que quieren que sigamos adelante. No importa quiénes seamos. Todos vamos a morir y en el mundo espiritual no necesitamos un pasaporte para poder entrar", dice la médium.


Agrega que la única manera de que seamos felices "es saber que después de la muerte hay vida, porque el mayor miedo de la gente es la muerte, aunque las personas habitualmente se sienten liberadas cuando comprenden dónde van a ir cuando mueren. La muerte es una gran incomprendida. Ha sido rechazada y condenada a ser la mala de la película porque no sabemos qué hay más allá. Pero nadie puede ser realmente feliz en la vida si no entiende el proceso de la muerte".

La médium aclara que no es que ella "piense" que hay vida después de la muerte: "Yo sé que la vida continúa después de la muerte en diferentes planos de conciencia. Todos vamos al mundo espiritual, pero no al mismo sitio. En el mundo espiritual hay diferentes planos de conciencia. El mundo espiritual es un mundo muy activo, pero también se puede entender estando aquí en la Tierra, en la vida".

Marilyn Rossner relata que una de las visiones más terribles que ha tenido fue la del accidente del aeropuerto de Los Rodeos, en 1977, "porque sabía que era imposible pararlo. En ese momento me di cuenta como nunca de que venimos con las respiraciones contadas y que cuando se acaban nos tenemos que ir a hacer la transición. Por eso hay que vivir con plenitud. Siempre me preguntan porque nunca utilizo la palabra "muertos" para referirme a los espíritus. ¡Pero si es que están vivos! Los espíritus dicen que los muertos somos nosotros, muertos vivientes".

Consultada sobre qué diferencia existe entre esos dos mundos, el material y el espiritual, Rossner explica que "es una energía muy diferente. La gente allí, por supuesto, no tiene cuerpos, son espíritus. En el mundo espiritual hay formas espirituales y diferentes niveles. Los colores, por ejemplo, no se pueden describir con palabras. Hay que verlos. Los espíritus se manifiestan de diferentes modos. Pueden venir con una luz, un pensamiento, una sensación o una canción. Algunas veces se manifiestan acercándose a alguien de manera que ves la cara de una persona que ha muerto".

Marilyn Ressner asegura que a través de su larga experiencia se ha convencido de que indudablemente hay vida después de la muerte y que existen fenómenos como la reencarnación. "Somos espíritus inmortales que evolucionamos constantemente a medida que reencarnamos. Además, son nuestros espíritus los que eligen el cuerpo en el que van a vivir con el objetivo de cumplir con una misión. Creo en la auténtica reencarnación. Eso significa que realmente hemos vivido todas las expresiones de la vida desde el principio de los tiempos. La pregunta tiene que ser cuál de esas expresiones de vida está afectando a la presente. Y eso lo podemos decir mirando los dones básicos con los que hemos nacido, los miedos que tenemos. Hay niños que se sientan frente a un piano y sin que nadie les haya enseñado lo tocan de maravilla, gente que se siente muy cómoda con ropa de otra época, o personas que pisan por primera vez un país y tienen la sensación de haber estado allí antes".

La famosa médium concluye que "el mayor miedo que tiene el ser humano es el miedo a la muerte, pero desconocen que lo único que pueden recibir después de morir es júbilo y alegría. La gente sufre cuando no sabe la verdad que hay detrás de la vida, pero una vez que comprende el mundo espiritual, lo que siente es descanso, alegría y sosiego".

Fuente: guioteca

Comentarios