San Juan 8 > A un click > Cocodrilo

Un cocodrilo de más de tres metros se tragó una zapatilla y debió ser operado

Un grupo de veterinarios llevó a cabo una complicada cirugía en Estados Unidos. El paciente: un cocodrilo de más de tres metros y 155 kilos que se había tragado una zapatilla en un zoológico de Florida. Para extraer el objeto, los profesionales tuvieron que probar distintos métodos, ya que la anatomía del animal y la ubicación del calzado les dificultaban la tarea. Tras varias horas en el quirófano, lograron salvarle la vida.

Según medios locales, todo comenzó cuando el cocodrilo, llamado Anuket en honor a una diosa egipcia, devoró una zapatilla que se le cayó a un visitante cuando hacía un descenso en tirolesa.

Te puede interesar...

En un primer momento, el animal escupió el calzado para tranquilidad de sus cuidadores. Sin embargo, a continuación lo engulló nuevamente y ya no pudo volver a expulsarlo.

Preocupado por la salud del animal, el personal del zoológico se contactó con la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Florida, que confirmó que el objeto debía ser extraído lo antes posible.

Así las cosas, el 5 de febrero un equipo de doctores se dio a la complicada tarea de recuperar la zapatilla. Con ese objetivo, uno de sus miembros, el residente Garrett, trató de alcanzarla introduciendo por completo su brazo dentro de la boca del cocodrilo. Sin embargo, no lo logró y tanto él como sus compañeros determinaron que la única opción viable sería someterlo a una cirugía.

zaptillas.jpg

El encargado de llevar a cabo el procedimiento fue el cirujano especializado en animales de gran tamaño Adam Biedrzycki, que le hizo una primera incisión en el esófago para poder manipular el objeto, que se encontraba atascado en el estómago de Anuket. Pero tampoco funcionó.

“No hay nada escrito en los libros de texto sobre este tipo de operaciones, así que tuvimos que pensar un nuevo método y terminamos haciendo un corte intercostal que nos permitió un acceso más directo a la zona estomacal”, explicó el experto.

Afortunadamente, el tercer intento fue el definitivo y el equipo logró recuperar la zapatilla del interior del cocodrilo. “De no haberlo hecho a tiempo, Anuket hubiera muerto por una ruptura de su estómago o incluso por inanición. Hubiese sido una muerte larga y dolorosa”, aseguró Biedrzycki.

De hecho, el resultado de la operación fue tan positivo que tras permanecer solo una noche en observación el animal fue dado de alta y trasladado nuevamente a su hogar en el zoológico, donde se recupera.

“Estamos muy felices de haber podido ayudar”, celebró el equipo de la facultad en las redes sociales.