San Juan 8 > A un click > Marte

Tres cráteres superpuestos, el nuevo hito entre las cicatrices de Marte

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) Marte está cubierto de intrigantes cicatrices. Un ejemplo se muestra en esta nueva imagen del Mars Express de la ESA: un antiguo triplete que comprende no uno sino tres cráteres superpuestos.

El triplete de cráteres se encuentra en una parte especialmente antigua del hemisferio sur de Marte conocida como Noachis Terra. Esta región estuvo llena de cráteres durante la era de Noé, una época antigua hace unos cuatro mil millones de años en la historia de Marte en la que un gran número de asteroides y cometas volaron hacia adentro para estrellarse contra la superficie del planeta. Algunas de las características creadas por estas colisiones permanecen intactas en Marte hoy y, como se formaron durante los primeros días del Sistema Solar, son de particular interés para los científicos que buscan saber más sobre nuestro vecino planetario y su pasado.

Te puede interesar...

Esta imagen muestra un cráter triple que se encuentra justo al este de una característica más conocida llamada Cráter Le Verrier, que se extiende por casi 140 kilómetros de ancho. Por el contrario, las tres depresiones que se ven aquí son algo más pequeñas; la más grande mide 45 kilómetros de ancho y la más pequeño 28, informa la ESA.

¿Cómo se formaría un triplete de cráteres así? Una posible explicación, y que se cree que es la más probable, es que el impactador se rompió en tres antes de golpear el suelo, formando un trío de cráteres al impactar. No todos los "impactadores múltiples" dejan características tan claras y nítidas a su paso, y en su lugar muchos muestran depresiones alargadas, huecos no circulares que se encuentran muy cerca uno al lado del otro o cuencas solo parcialmente superpuestas.

Otra explicación podría ser una coincidencia: en diferentes momentos, tres impactadores separados podrían haber golpeado la superficie de Marte en esta ubicación, creando una superposición ordenada de cráteres completamente por casualidad.

Curiosamente, si el impactador se fragmentó y se rompió, esto puede implicar que la atmósfera del Marte de la era Noé era mucho más densa, y más difícil de penetrar, de lo que es ahora. Esto apunta hacia un Marte temprano que era mucho más cálido y húmedo que el mundo frío y árido que vemos hoy. Las observaciones de numerosas misiones apoyan este punto de vista y brindan evidencia de que el agua fluyó una vez a través del Planeta Rojo en grandes cantidades, revelando características como las antiguas redes de valles fluviales y grandes cuencas lacustres que se cree que se formaron en el período Noé.

Como muchos de los cráteres antiguos y erosionados en las tierras altas del sur de Marte, estos tres cráteres tienen bordes aplanados, pisos poco profundos y se han llenado de sedimentos en los cuatro mil millones de años desde su formación.

También hay evidencia de hielo aquí: el cráter más pequeño tiene marcas que generalmente se crean cuando el hielo y los escombros se arrastran por una superficie, similar a cómo se mueven los glaciares de roca y hielo mezclados o los glaciares de hielo cubiertos de escombros en las regiones alpinas de la Tierra.

Este marco puede haber contenido otros cráteres, como lo indican los parches redondos de superficie hundida en la parte superior derecha e inferior izquierda. De hecho, a pesar de la naturaleza llena de cráteres de Noachis Terra, el entorno alrededor de este triplete es sorprendentemente suave para un terreno tan antiguo. Solo un puñado de pequeños cráteres circundantes parecen tener bordes y cuencos claros y bien definidos, lo que indica que son relativamente jóvenes y aún no han comenzado a erosionarse en serio. En general, parece que los cráteres más antiguos de esta área se han "derretido" en la superficie, un fenómeno que se debe, nuevamente, al hielo.

A medida que el hielo justo debajo de la superficie de Marte fluye y se derrite durante muchos millones de años, el suelo se vuelve más blando. Este suelo blando y rico en hielo se hunde más rápidamente y rellena las hendiduras y depresiones con mayor facilidad, lo que contribuye a la apariencia suave de esta parte de Noachis Terra. Esto sugiere que debe haber habido una gran cantidad de agua presente en Marte, al menos durante el período de Noé, capaz de producir un flujo de abundante hielo similar a un glaciar.

Temas