San Juan 8 > A un click > Piel

Tips para comprar el perfume ideal para tu piel

Es importante tomarse tiempo a la hora de comprar un perfume y seguir los siguientes consejos.

A veces pasa que uno compra un perfume nuevo que le encantó en la tienda, pero que luego, en el uso cotidiano, se siente totalmente diferente, como si fuese otra fragancia. ¿Por qué sucede algo así? Lo que ocurre es que la fragancia de los perfumes o colonias no se perciben de inmediato en toda su amplitud, por eso es importante tomarse tiempo a la hora de comprar y seguir los siguientes consejos.

Un perfume está compuesto de varias “notas”. Cuando uno prueba una fragancia, lo primero que percibe son las notas de salida o de cabeza. Sin embargo, mucho más relevante es la nota de corazón, que pasa a percibirse solo un poco después y que persiste incluso durante varias horas. Esa es la que marca el verdadero carácter de un perfume. Es aconsejable, por ello, dejar pasar cierto tiempo entre la prueba y la compra de una fragancia, para poder evaluar realmente la nota de corazón.

Te puede interesar...

Y no acaba allí: los perfumes se componen de tres notas. La tercera es la de fondo o base, con elementos más duraderos y de peso, que también se perciben únicamente después de unos minutos, no antes.

Cuando uno huele muy rápido varias fragancias, la nariz las percibe de un modo parcial o incluso deficiente. Se recomienda no oler más de cinco o seis perfumes seguidos. Si los aromas son muy similares entre sí, puede que el olfat“Dios es mujer”: así se llama el nuevo perfume de Ariana Grandeo hasta se canse después de probar dos o tres fragancias. Lo mismo sucede al oler perfumes pesados, por eso siempre se recomienda comenzar por las fragancias más livianas.

Las pruebas de perfumes, de eau de parfums y de eau de toilette deberían hacerse siempre en la piel, y no sobre una tira de muestra, porque de ese modo es posible sentir cómo se desarrolla una fragancia en contacto con una piel determinada, en combinación con el olor propio de esa persona.

Un buen dato a tener en cuenta es que las denominaciones de los tipos de fragancia indican distintas composiciones de cada producto. Si es un “perfume”, significa que contiene en promedio entre un 20 y un 40 por ciento de sustancias aromáticas. Las “eau de parfum” contienen entre un 10 y un 20 por ciento, mientras que las “eau de toilette” ofrecen entre un 8 y un 10 por ciento.

En el último escalón están las aguas de Colonia o “eau de Cologne”, que contienen entre un 3 y un 8 por ciento de sustancias aromáticas. Es decir que, en líneas generales, uno suele usar menos cantidad de perfume por su mayor concentración.

FUENTE: TN