San Juan 8 > A un click > Ecoparque

Los tigres blancos del Ecoparque vuelan a Estados Unidos: cómo es el santuario donde vivirán

Se llaman Cleo y Rhiano y los llevarán a " The Wild Animal Sanctuary, en el estado de Colorado. El traslado iba a hacerse en noviembre, pero la reducción de los vuelos obligó a postergar los planes.

En la naturaleza habitan en bosques y en sabanas. Los tigres de Bengala son majestuosos y su tamaño es el mayor de la especie. Una condición genética hace que algunos sean casi únicos, albinos. En el Ecoparque hay dos de estos tigres blancos. Son Cleo y Rhiano y la pandemia de coronavirus obligó a extender algunos meses más su estancia en Palermo. Iban a trasladarlos a un santuario en noviembre, pero la interrupción de los vuelos lo impidió. Ahora hay una nueva fecha para su viaje: marzo de 2021.

La información fue confirmada por la Secretaría de Ambiente de la Ciudad. El destino de Cleo y Rhiano será “The Wild Animal Sanctuary”, en el estado de Colorado, Estados Unidos. Es el mismo adonde fueron derivados los osos pardos y los osos de anteojos. Allí también fueron los diez osos del zoológico de Mendoza. Es el santuario sin fines de lucro más antiguo y más grande del mundo, dedicado exclusivamente a rescatar a grandes carnívoros exóticos y en peligro de extinción.

Te puede interesar...

Los tigres blancos pertenecen a la especie Panthera Tigris, al igual que los de color anaranjado, pero son albinos por una condición genética. Hay muy pocos ejemplares, la mayor parte en cautiverio.

Rhiano es un macho nacido en el Zoológico de Buenos Aires el 23 de diciembre de 2006 y tiene un peso aproximado de 178 kilogramos. Cleo es una hembra de 114 kilos, que nació en octubre de 2008 en el Elmvale Jungle Zoo in Springwater en Ontario (Canada). La trajeron al zoológico porteño para que tuviera cría. Y eso fue lo que ocurrió.

La pareja de felinos fue noticiaen todo el mundo cuando tuvo cuatrillizos, en marzo de 2013. Pero sólo ellos dos permanecieron en el predio de Palermo. En aquel tiempo, las crías eran exportadas o enviadas a zoológicos del interior del país.

Ahora, a los tigres blancos del Ecoparque los espera otro tipo de exportación, planeada para su bienestar. El único escollo es la pandemia, quedisminuyó el tráfico aéreo a una mínima expresión. "Se cambió la fecha de la derivación de los tigres porque, en teoría, no había vuelos hasta enero. En ese mes, en Buenos Aires hace mucho calor y en Colorado, mucho frío. No es bueno que los animales sufran tanta amplitud térmica. Por eso decidimos esperar hasta marzo", explica el subsecretario a cargo del Ecoparque, Federico Iglesias

“The Wild Animal Sanctuary” rescata y cuida a grandes predadores que son maltratados o explotados en circos y zoológicos. Muchos eran tenidos como mascotas, una costumbre muy generalizada en los Estados Unidos. El santuario se reparte entre tres centros, dos en Colorado (Keenesburg, el destino de los tigres del Ecoparque, y Springfield)y otro en Texas. Entre todossuman más de 4.000 hectáreas divididas en sectores donde más de 600 leones, tigres, osos y lobos pueden moverse a sus anchas. También hay jaguares, leopardos, gatos monteses, linces y coyotes.

“Sabemos de la calidad y el compromiso del santuario al que irán los tigres porque es el mismo al que fueron derivados los osos pardos y los osos de anteojos. Así que conocemos tanto la calidad de sus instalaciones e infraestructura comoel amor y profesionalismo con el que tratan a sus huéspedes. Estamos comprometidos a ofrecerles a los animales una mejor calidad de vida, por eso es que avanzamos con las derivaciones, respetando sus tiempos de adaptación” asegura Eduardo Macchiavelli, secretario de Ambiente de la Ciudad.

Mientras tanto, en el Ecoparquedesarrollan un programa de enriquecimiento para garantizar el bienestar cognitivo de los tigres. También, para poderles hacer intervenciones con fines veterinarios, como extracción de sangre, revisión de garras y pesajes, sin necesidad de usar sedantes. Según afirman, los animales se van prestando a los estudios de forma voluntaria.

"Con los cuidadores tienen una interacción de confianza y refuerzo positivo. La recompensa es a través de la comida", explica Iglesias. Más allá de los "premios", los tigres comen mucho: 37 kilos de carne por semana. Los lunes, miércoles y sábados les dan piezas con hueso. Los martes y los viernes, presas enteras. Los jueves, vísceras. Y los domingos ayunan, porque en la naturaleza se alimentan cuando cazan y después pasan algunos días sin comer.

Después de la derivación de los leones a un santuario en Minessota, pudieron ampliar el espacio paralos tigres blancos, mejorando su vegetación y brindando acceso a una fuente de agua.

"Los dos están en buen estado de salud. Los tenemos separados, porque no queremos que se reproduzcan. Además, los tigres no son gregarios, se juntan sólo para aparearse.Ahora tienen más espacio, pero es imposible darles la cantidad de territorio y de estímulos que ofrecen los santuarios. Y los tigres son animales territoriales, que necesitan estímulos en el espacio", explica Iglesias.

En el Ecoparque ven a la cercana partida de estos dos enormes felinos como un símbolo. "Cuando nacía un animal, como ocurrió con Rhiano, en el zoológico convocaban a ir a ponerle nombre -recuerda Iglesias-. Había una vinculación a través del nombre propio, un nombre de humano, y no de las problemáticas ambientales. El traslado a un santuario es parte de la deconstrucción del viejo zoológico de Buenos Aires".