A un click
Miércoles 03 de Octubre de 2018

Te mostramos el método militar para dormirse en dos minutos

Lo diseñó el ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y tuvo un porcentaje de éxito del 96 por ciento.

El ejército de Estados Unidos creó durante la Segunda Guerra Mundial un sistema por el que los soldados se quedarían dormidos en apenas dos minutos, siguiendo cuatro sencillos pasos.

El objetivo era que los pilotos pudieran descansar y relajarse en medio de la guerra, lo que ayudaría a evitar errores a la hora de volar ya que las decisiones que se tomaban eran, en muchas ocasiones, erróneas por culpa de la falta de descanso. El método creado por la Marina asegura que, en sólo 120 segundos, nos quedaremos dormidos.
El libro 'Relax and Win: Championship Performance' de Lloyd Bud Winter recoge varios métodos de relajación, entre ellos el que creó el ejército americano. Para tener éxito, hay que seguir cuatro sencillos pasos y conseguiremos dormir en apenas dos minutos.
Paso 1: relajá la cara. En el rostro tenemos 43 músculos y tenemos que intentar relajarlos. Cierra los ojos, respira lenta y profundamente, y relaja lengua, mandíbula, frente y músculos de los ojos.
Paso 2: relajá hombros y brazos. Hay que dejar caer los hombros para que simulen que flotamos. Una vez que lo consigamos, pasamos a los brazos: los zurdos empezarán por el izquierdo; los diestros, por el derecho. Un truco es tensar los brazos y después relajarlos poco a poco hasta conseguir el objetivo.
Paso 3: relajá piernas. Primero, una y después, la otra, iremos relajando el muslo, la pantorrilla, bajaremos al tobillo y terminaremos en el pie. Mientras respiramos profundamente, sentimos que cada pierna se relaja.
Paso 4: relajá la mente. Tenemos que intentar quedarnos en blanco, sin nada en la cabeza, durante 10 segundos. Si hemos conseguido relajar el cuerpo y ahora somos capaces de relajar la mente, el éxito está asegurado.
El propio autor del libro, Lloyd Bud Winter, dio algunas ideas para el paso 4, si no somos capaces por nosotros mismos. Pensar que estamos en una canoa en mitad de un lago, descansando en una hamaca en una habitación oscura o repetir “no pienses” varias veces nos ayudará a completar el proceso. Siguiendo estos pasos, quedarse dormido en apenas dos minutos es posible ya que la Marina cifró el porcentaje de éxito en el 96 por ciento.

Comentarios